En 1872, el investigador George Smith hizo un descubrimiento que conmocionó al mundo. Mientras estudiaba una tablilla de las reliquias de la civilización mesopotámica, transmitió una historia que le era conocida. Cuando logró leer el texto y descifrar sus símbolos, se dio cuenta de que esa tablilla contiene un cuento iraquí (mencionado en Gilgamesh) similar a lo que se menciona en el Antiguo Testamento sobre el Diluvio de Noé, específicamente el Libro del Génesis. y sin distorsionar.

Las historias sobre la inundación de la tierra se pueden ver en los antiguos textos sumerios, griegos, mesoamericanos, chinos, norteamericanos y en la parte oriental de Colombia, por mencionar algunos.

Una de las historias más antiguas e interesantes que se han encontrado, encontramos que fue creada en la mitología india, si bien existen diferencias entre ellas, guardan notables similitudes en comparación con la historia del Diluvio de Noé.

Dios dijo in Surah Nuh 37:40:

Mientras construía el arca, cada vez que pasaban ante él los poderosos de su pueblo se burlaban, y él les decía: “Si se burlan de nosotros, sepan que ya nos burlaremos de ustedes como lo hacen ahora.

El cuento indio se encuentra en varias fuentes. Si bien la primera historia dice que fue escrita en los Vedas (Shapata Pranaha), la encontramos en una historia posterior en los Pronaos, incluso en el (Bhagavata Purna) y (Mestaya Purna), así como en (El Mahabharata).

De todos modos, todas estas historias llegan a una conclusión:

Coinciden en el personaje central del diluvio, “Manu Vivasta” . Paralelamente al Profeta de Dios Noé, la paz sea con él, “Manu” es descrito como un hombre justo y virtuoso:

Vivía en ese tiempo un santo llamado “Manu”, y a través de su relación directa, comunicación y obediencia, alcanzó el rango de justicia en relación con el Dios del cielo como ellos creían.

Dios dice in Sura Nuh 1:

Envié a Noé a su pueblo [diciéndole]: “Advierte a tu pueblo antes de que le llegue un castigo doloroso”.

Se ha dicho que “Manu” tuvo tres hijos antes del diluvio, “Charma”, “Shirma”, “Yapeti/Yafiti”, y en el otro extremo Noé también tuvo tres hijos, “Ham”, “Sam”, “Jafet”.

Los que se extendieron por toda la tierra, incluidos los países de India y Sindh, para difundir la doctrina del monoteísmo después del diluvio.

El Arca del Profeta Noé se salvó con los creyentes dentro de ella y fue el punto del renacimiento de la vida con el Monoteísmo puro como una religión de todas las personas. La gente comenzó su vida y enseñó a sus hijos en todo el mundo cómo adorar sólo a Dios sin ningún compañero. Pero más tarde muchas personas siguieron sus propios deseos y así se alejaron de las enseñanzas proféticas.

Y cuando estas personas se convencieron de que la razón para sobrevivir al diluvio era el monoteísmo y la sinceridad, comenzaron sus vidas de nuevo conservando esta creencia y enseñando a sus hijos la creancia en único Dios, al Señor de los mundos, y adorarlo sólo a Él. No es correcto atribuir a Dios un hijo o una esposa.

Sin embargo, con el paso del tiempo, muchas personas siguieron sus caprichos y se desviaron nuevamente del camino correcto y de las enseñanzas correctas que les fueron traídas por sus mensajeros y profetas.

Así como muchos profetas y mensajeros que Dios envió a diferentes naciones, fueron mencionados en el Corán (como Jesús, Moisés, Abraham, Noé, David, Salomón, Ismael, Isaac, José, etc.), otros no lo fueron. No puede descartarse correctamente la posibilidad de que algunas figuras religiosas del hinduismo y del budismo (como Rama, Krishna y Gautama Buda) fueran profetas de Dios. Pero las naciones que practican estas religiones usaron estos símbolos para establecer el politeísmo.

Dios dice in Surah Ghfir:78

Es verdad que antes de ti ya habíamos enviado mensajeros; te hemos dado noticias de algunos de ellos y de otros no, a ningún mensajero le correspondió traer ningún signo sin que fuera con el permiso de Allah y cuando la orden de Allah llegaba, se decidía con la verdad, siendo la perdición de los que atribuían falsedades.

Mientras que algunas personas argumentan que Dios no les envió un mensajero o un profeta, como el Profeta Muhammad que fue enviado a los árabes, el sagrado Corán afirma lo contrario cuando Dios dijo en Surah Al-Nahl 36:

Y, ciertamente, enviamos mensajeros a cada comunidad para que exhortaran a su gente a adorar solo a Al-lah y a alejarse de toda falsedad. Al-lah guio a gentes de algunas comunidadesmientras que otras merecieron el extravío (al desmentir a sus mensajeros). Recorred la tierra y ved cuál fue el final de quienes negaron la verdad (y reflexionad sobre ello).

Muchos afirman que la existencia de una similitud entre una historia coránica y una leyenda hindú o budista, por ejemplo, es evidencia de que el Corán copió lo que estaba en las leyendas de los antiguos. Pero, de hecho, la presencia de similitudes entre las historias es una evidencia de la validez de la historia.

La existencia de la leyenda no significa que no haya un origen valido para ella, que trajo el Sagrado Corán.

Como se dice en el proverbio:

No hay humo sin fuego.

Hace cien años, el Corán estaba lejos de la ciencia. La ciencia comenzó a acercarse más y más al Corán, aunque la ciencia está cambiando y el Corán está arreglado.

Por esta medida, podemos probar la autenticidad de las historias del Corán, que vino a corregir los mitos y dar la verdadera historia.


Notas:

Todos los árabes musulmanes y no musulmanes, se dirigen a Dios usando la palabra Allah, que se refiere el nombre propio Árabe que se aplica al Dios Verdadero. Este término no está sujeto a género o la pluralidad. Se trata de un acorde y del énfasis constante en la trascendencia y la divina Majestad del Creador. La palabra Allah se menciona en el Sagrado Corán y en otras escrituras religiosas como el Viejo Testamento Hebreo (la primera parte de la Biblia) donde aparece la palabra Allah 89 veces..

Cabe recalcar que, la referencia de Dios a Sí mismo, así como ʺNosotrosʺ en muchos versos del Sagrado Corán está necesariamente comprendido en la lengua Árabe para denotar grandeza y poder. En Español se llama el Plural Mayestático, el cual se ha usando en las monarquías para dar a entender excelencia, poder o dignidad de la persona que habla.

Comments(5)

    • Nuri Cedillo De Labra

    • 2 years ago

    Allahu akbar

      • Admin

      • 2 years ago

      Dios te bendiga

    • Carolina Gómez

    • 2 years ago

    Interesante muy interesante, esta relación nos demuestra la verdad que está ante nuestros ojos que el Islam es la verdadera religión de Allah

      • Admin

      • 2 years ago

      Dios te bendiga

      • Admin

      • 2 years ago

      Muchas gracias. Dios te bendiga

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *