Preguntas Y Respuestas

¿ Qué es el islam ?

La palabra Islam Deriva de la raíz árabe slm que significa paz, pureza, sumisión, salvación y obediencia a Dios. El Islam significa sumisión total al Creador y adorarlo sin intermediarios; fue la religión de todos los Profetas a lo largo de la historia de la humanidad. Es el derecho del Creador a ser adorado sólo. Y este Dios, Él es el Creador. Nada es como el. Él no viene a la tierra en forma animal o humana, no tiene imagen conocida por los humanos. Si queremos imaginar su forma, tenemos que relacionarnos con algo, está más allá de la percepción y tenemos que tener una conexión directa con Él. Cada vez que pecamos, nos arrepentimos de Él directamente. Cuando tenemos un problema, le pedimos que resuelva el problema directamente. Cuando nos sentimos bendecidos, debemos agradecerle directamente.

¿Qué significado tiene la palabra musulmán ?

La terminología coránica “musulmán” significa sometimiento absoluto ante lo ordenado por Dios y el monoteísmo absoluto puro excento de cualquier tipo de asociación y dualismo. El Sagrado Corán presenta al Profeta Abraham como “musulmán”.

El Creador es uno. Él envió un mensaje mediante muchos profetas a todas las naciones a través del tiempo. Por ejemplo, en la época del profeta Abraham, ¿cuál era la fé correcta? ¿Qué tenían que hacer los seguidores de Abraham? Los seguidores de Abraham tuvieron que testificar que:”Doy testimonio de que no hay Dios digno de adoración, excepto el Creador, Allah, y doy testimonio de que Abraham es su mensajero”.

Entonces el Profeta Moisés vino a confirmar el mensaje de Abraham. ¿Qué tenían que hacer los seguidores de Abraham? Tenían que aceptar al Profeta Moisés y testificar: que ningún Dios es digno de adoración excepto el Creador, y Moisés y Abraham son mensajeros de Dios.

Cuando el Profeta Jesús vino a confirmar el mensaje de Moisés, los seguidores de Moisés tuvieron que aceptar a Jesús y testificar que no hay Dios digno de adoración, excepto el Creador, y Jesús, Moisés y Abraham son sus mensajeros.

¿ Quien es Allah?

El Único Dios, el Creador y Sustentador de todo el universo y sus contenidos. Todos los árabes musulmanes y no musulmanes, se dirigen a Dios usando la palabra Allah, que se refiere el nombre propio Árabe que se aplica al Dios Verdadero. Este término no está sujeto a género o la pluralidad. Se trata de un acorde y del énfasis constante en la trascendencia y la divina Majestad del Creador. La palabra Allah se menciona en el Sagrado Corán y en otras escrituras religiosas como el Viejo Testamento Hebreo (la primera parte de la Biblia) donde aparece la palabra Allah 89 veces. Dios es autosuficiente, por  Su Majestad  no necesita tomar un hijo o una mujer o engendrar o ser engendrado, y nada ni nadie tienen similitud con Él.

¿Cuál es la fe de los musulmanes?

El Profeta Muhammad vino a confirmar el mensaje de Jesús. Los seguidores de Jesús tuvieron que aceptar al Profeta Muhammad y testificar que: “Doy testimonio de que ningún Dios es digno de adoración, excepto el Creador, Allah, y doy testimonio de que Muhammad, Jesús, Moisés son mensajeros de Dios”.

Desde que apareció el hombre por primera vez en la tierra, desde la época de Adán[1],el Creador[2]designó a la persona más religiosa de una sociedad particular como Profeta durante la época en la que esta persona vivía, para guiar a la humanidad hacia la verdad y con el objetivo final de alcanzarla. Él enviaría un Profeta cada vez que la humanidad cayera en un desastre moral y en una vida sin objetivo, y después de que el mensaje de un Profeta anterior fuera corrompido y seriamente adulterado.

Todos los Profetas llevaron el mismo mensaje a todas las naciones. Un mensaje simple y directo como condición para la salvación: creer en un solo Dios (el Creador) y unificarlo en la adoración. Cada Profeta era el camino para que sus seguidores en su tiempo obtuvieran la salvación, y esta se lograba siguiendo sus enseñanzas: adorarlo como lo hacía el Profeta, no adorar al Profeta ni a ningún otro intermediario (ídolo, santo, sacerdote, etc.), ya que es el derecho del Creador de solo el ser adorado; y el derecho del ser humano a tener conexión directa con su Creador. Este es el mensaje del Islam que comenzó con el Profeta Adán y se completó con el Profeta Muhammad.

¿Qué abarca la fe en el Creador?

La fe en el Creador es someterse a la voluntad de Al-lah y cumplir con Su Ley, pues la sola fe en Al-lah sin obras, palabras y acciones no es suficiente, recordemos que Satanás también cree en la existencia de Dios, pero por su desobediencia esto no le permitirá entrar al Paraíso. Existen seis pilares fundamentales que comprenden la esencia de la creencia de un musulmán, sin ellos la fe no es completa y por lo tanto no es aceptada. Los pilares de la Fe son:

La creencia en El Creador:

Es creer en el hecho de que Allah es el Único Creador, Sustentador y Proveedor que tiene en Su poder la disposición de todas las cosas. Todo necesita de Al-lah, pero Él no tiene necesidad de nada ni nadie. Él es el Único que merece ser adorado y Él posee los más bellos nombres y los más perfectos atributos.

La creencia en los Ángeles:

Al-lah creó a los ángeles de luz. Ellos son incapaces de desobedecerle y siguen Sus órdenes sin oponerse ni dudar. El sustento de los Ángeles es la adoración a Allah. La creencia en los Ángeles implica creer en su creación, creer en sus atributos y particularidades y creer en sus cargos y deberes conocidos. Ellos, llevan a cabo la voluntad de Allah en la administración y control del universo, son los encargados de los cielos y de la tierra y cada movimiento en el mundo entra bajo su cargo, según la predestinación del Creador.

La creencia en los Libros Revelados:

El veraz creyente cree en las escrituras originales reveladas por Allah a Sus Mensajeros, ya que éstas fueron manifestadas para anunciar la verdad y la guía para la gente. Allah no dejó a la humanidad viviendo a su suerte, sino que envió la guía para reconocer y distinguir lo correcto de lo incorrecto y ganar Su complacencia. Tomemos el ejemplo del fabricante de un artefacto electrónico, esta persona lo hizo con un fin, con un propósito específico y, a su vez creó un manual para que quien le dé uso tenga el conocimiento de cómo hacerlo funcionar correctamente, conozca cómo manejarlo, qué puede hacer con él y qué no, las advertencias de su uso, qué mantiene su tiempo de vida útil y qué podría dañarlo. El fabricante es el único que sabe esto, puesto que él es quien lo hizo y debemos seguir dicho manual para no quemar o dañar el artefacto electrónico… Siguiendo este orden de ideas, podemos asimilar como Allah, Altísimo es, creó a la humanidad y dejó que habitara la tierra y envió “manuales” en diferentes tiempos para mantenernos en la guía, recordarnos Su Unicidad, Sus leyes, lo correcto y lo incorrecto, la manera correcta de adorarle, Su recompensa y Su castigo. Quien siga “el manual de Allah” podrá salvarse y ser de los habitantes del Paraíso, en cambio quien no lo haga tendrá un castigo severo en el fuego del Infierno.

Las escrituras que Dios ha mencionado en el Sagrado Corán son las siguientes:

  • Los Pergaminos originales revelados al Profeta Abraham, que también fueron revelados tiempo después al Profeta Moisés (la paz y bendiciones de Al-lah sea con ellos dos).
  • La Torá original revelada al Profeta Moisés (la paz y bendiciones de Al-lah sea con él).
  • Los Salmos originales revelados al Profeta David (la paz y bendiciones de Al-lah sea con él).
  • El Evangelio Original revelado al Profeta Jesús (la paz y bendiciones de Al-lah sea con él).
  • El Sagrado Corán revelado al Profeta Muhammad (la paz y bendiciones de Al-lah sea con él), que aún se conserva en su forma original.

Las leyes divinas representan guía para la humanidad en todos los ámbitos de la vida. Ellas definen lo correcto y lo incorrecto para los seres humanos y les ofrecen un completo sistema que gobierna todos los asuntos.

La creencia en los Profetas y Mensajeros de Dios:

Creer en que Al-lah escogió a los Profetas y Mensajeros de naturaleza netamente humana con el firme propósito de ser un ejemplo práctico del mensaje que enseñaban. Fueron elegidos por Al-lah para guiar a la humanidad a la adoración de la única divinidad. El Islam enseña a creer en todos los profetas, desde Adán, Noé, Enoc, Abraham, Isaac, Ismael, Moisés, José, David, Juan, Jesús, entre otros, hasta el último y sello de todos ellos, el profeta Muhammad.

La creencia en el Día del Juicio Final:

Creer en que la vida mundanal acabará y perecerá en un día determinado. Este día es el Día de la Resurrección, después del cual no habrá más días. En ese día, Al-lah resucitará a la gente, la hará salir de sus tumbas y se decidirá su próxima estadía eterna de acuerdo a sus obras, ya sea ésta el Paraíso o el Fuego del Infierno. En esta vida provisional construimos nuestro sustento para la vida eterna. El creyente, es consciente de que un día la muerte le llegará y no podrá dar marcha atrás, por eso es importante aprovechar cada hora, cada minuto, cada segundo realizando obras buenas y sinceras, ya que por más mínimas que éstas sean, serán contadas en el Día del Juicio y podrán ser la diferencia entre ser merecedores del Paraíso o el Infierno.

La creencia en el Destino:

Es creer en que el conocimiento de Dios abarca todas las cosas, Él sabe todo lo que fue y todo lo que acontecerá; con respecto a lo que no sucede, y si fuera a suceder esto Él sabe cómo seria. Conoce todo sobre sus siervos, cuánto tiempo vivirán, cuál será su provisión, si serán condenados o agraciados, pues de Sus atributos está ser el Omnisapiente, Omnioyente y Omnividente. También comprende la creencia en que el Designio de Dios es inevitable, y que es sobre todas las cosas poderoso. Cuando Dios desea que suceda algo sucede, y cuando Él no desea es imposible que suceda. Se debe tener presente un principio muy importante, el destino no impide que tengamos poder para tomar nuestras propias decisiones, la voluntad del Creador es que los seres humanos tengamos libre albedrio, aun cuando no siempre esté complacido con las decisiones tomadas, pero quiere que podamos tomar dichas decisiones por elección propia para hacernos merecedores del Paraíso o el Infierno. Tomemos el ejemplo de un profesor de matemáticas y los alumnos del salón de clases. Conforme el año escolar va pasando, el profesor imparte y explica la materia a sus alumnos, va realizando evaluaciones continuas, ejercicios, talleres, etc. Y les advierte que tendrán una evaluación final de la que dependerá la aprobación de la materia. Al observar el desempeño de cada uno de sus alumnos, el profesor pudo notar que hay un grupo de ellos que es sobresaliente, que se esfuerzan por tener más conocimiento y siempre sacan buenas calificaciones, y hay otro grupo que muestra poco interés en la materia sin aprobar las evaluaciones. Al momento de realizar la evaluación final que determinará la aprobación total del curso, el profesor ya intuye quienes de sus alumnos aprobarán y quienes no, sin embargo aplica la misma prueba con el mismo grado de dificultad a todos (sin hacer excepción) para que todos tengan la misma oportunidad de aprobar y demostrarse a sí mismos su capacidad de aprendizaje. Partiendo de este ejemplo podemos entender como Dios nos pone a prueba, aun cuando Él conoce nuestras decisiones finales y nuestro destino, Él nos advierte (por medio de Sus Profetas y Su mensaje) sobre el Día del Juicio Final, nos da la oportunidad de elegir entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto, para que así sepamos aquel día en que seremos juzgados que nuestro destino final en la otra vida no es más que la consecuencia de nuestras acciones en esta vida.


[1](Adimanav, Aadim en Sánscrito) primer hombre creado por Dios.

[2]El Creador es autosuficiente, no es conviente para Su Majestad tener un hijo o una esposa, o engendrar o ser engendrado, y nada hay que pueda ser comparado con Él, quien creó el espacio y el tiempo.  Él es definitivamente trascendental en relación con ambos conceptos y es un error de nuestra parte pensar que Él depende de calquiera de ellos. Es el Creador de la ley de la causalidad y no podemos considerar que esta sujeto a la ley que Él creó, por lo tanto, Él no  cambia.  Él creó el tiempo, por lo que no está sujeto al tiempo. Él no atraviesa las mismas etapas por las que pasamos los seres vivos mientras estamos en este plano, no se cansa y no necesita adoptar una forma humana o animal ni descender a la Tierra. Por lo tanto, no podemos verlo en esta vida porque nosotros estamos atrapados en el tiempo y el espacio, mientras Él trasciende a ambos. Por ejemplo: una persona sentada en una habitación sin ventanas solo puede ver el interior de la habitación. Para ver lo que hay afuera, debe abandonar la habitación; es decir, debe superar la habitación que se presenta como un obstáculo para ver el exterior.

¿Realmente hay un Creador?

A menudo las personas se cuestionan cómo vinieron a la vida, cuál es el propósito de la existencia, por qué fallecemos y qué nos espera después de la muerte. Se cuestionan cómo, ellos mismos, y todo el universo comenzó a existir y cómo continúa existiendo. Quienes buscan respuestas a estas preguntas ciertamente proceden de la manera correcta, pues no permanecen insensibles a las cosas que suceden a su alrededor y no se conforman con la ignorancia sobre la extraordinaria naturaleza del mundo.
En cada detalle del universo, que es infinitamente variado, encontrará el hombre rastros de su Creador. Cuando se observa el orden, los sistemas y las leyes precisas dentro de nosotros mismos y en todo el universo ¿No es lógico que deba haber un Diseñador? Este “Diseñador” no puede explicarse mejor que por la existencia de Dios, Aquel que lleva a cabo este orden y se da a conocer al hombre a través de la perfección de Su creación. Una persona inteligente se da cuenta de que la planificación, el diseño y la sabiduría están presentes en cada detalle del universo; y esto le lleva al reconocimiento del Creador. Dios nos llama a reconocerlo a través de Sus señales y nos ha dado la responsabilidad de meditar y reflexionar a fin de reconocerlo, algunos son receptivos a estas señales y ven la obra de Dios a su alrededor, mientras que otros creen que todo es obrar al azar.
Dios ha puesto en cada persona una inclinación natural a creer, pero esta inclinación puede ser alimentada o suprimida. Reconocer al Creador requiere de objetividad y una actitud sin prejuicios hacia la posibilidad de Su existencia, pese a esto, algunas personas afirman no reconocerlo, pero en algún nivel de la vida, incluso el ateo confirmado afirma la presencia de Dios. Es innegable que existen momentos difíciles (ya sea durante los días de agonía de una enfermedad, los momentos aparentemente eternos de un asalto violento y humillante, o la fracción de segundo en que se anticipa el impacto de un choque inminente de autos) en los que todo ser humano reconoce la realidad de la fragilidad humana y la falta de control del hombre sobre el destino ¿A quién implora ayuda una persona en tales circunstancias sino al Creador? Tales momentos de desesperación recuerdan a cada persona, desde el erudito religioso hasta el ateo profeso, la dependencia de la humanidad de una realidad mucho más grande que nosotros mismos. Una realidad mucho más grande en conocimiento, poder, voluntad, majestuosidad y gloria. Despertar la conciencia espiritual es entender que simplemente las cosas no vienen de la nada. Si un hombre trabaja para un jefe al que no entiende o con el que no está de acuerdo, al final todavía tiene que hacer su trabajo para ganar su sueldo; del mismo modo, la humanidad debe satisfacer un deber de adoración y alabanza a Dios si espera recibir Su recompensa, después de todo, ese es no sólo el propósito de la vida, sino la descripción de nuestro trabajo. Sobre esto El Creador ha dicho: “Por cierto que he creado a los genios1 y a los hombres para que Me adoren. No pretendo de ellos ningún sustento, ni quiero que Me alimenten. Al-lah es el Sustentador, y Él posee un poder grandioso”. (Sagrado Corán, 51:56-58)

¿Quién es El Profeta Muhammad ?

Hay quienes se preguntan ¿Por qué los musulmanes en el Testimonio de Fe dicen “Testifico que no hay otra divinidad sino Diosy Muhammad es Su mensajero”? Pues bien, esta es una confirmación de que los musulmanes creemos en Dios y aceptamos a todos los profetas. Al pronunciar estas palabras se pone de manifiesto el trabajo especial para el cual fue enviado el Profeta Muhammad como el último profeta, sello de una larga cadena de profetas que han sido elegidos y enviados por Allah para mostrarle la guía a la humanidad y hacer un llamado a la obediencia y adoración de un sólo Dios. Su nombre es Muhammad Ibn Abdul-lah Ibn Abdul Muttalib, de la tribu árabe de Quraish. Nació en el año 571D.C. en la ciudad de la Mecca, la cual era un centro de idolatría y de corrupción. Sus habitantes adoraban ídolos, les ofrecían sacrificios y veneraban la Ka ’aba. A esa situación se sumaba la corrupción moral y la decadencia social. Criado por su tío paterno, ya que su padre murió poco antes de su nacimiento y su madre falleció cuando él tenía 6 años de edad, el Profeta Muhammad , fue un hombre sin instrucción formal, no sabía leer ni escribir y en vista de que la familia de su tío era muy numerosa y de bajos recursos, tuvo que trabajar para ayudar al mantenimiento del hogar como pastor y dependiente de comercio. Aunque su pueblo era idolatra, Muhammad siempre tuvo un alma pura que creía firmemente en que nada en los cielos y la tierra era digno de adoración salvo el Único y verdadero Dios (Allah), y que ninguna imagen puede ser el Dios Omnisapiente y Omnipotente. Así pues, Muhammad no se inclinaba ante ninguna criatura y no participaba de las ofrendas hechas a los ídolos, en su lugar, prefería apartarse de ese medio durante días y semanas, recluyéndose en una gruta llamada Hirá. Al cumplir cuarenta años, encontrándose en dicha gruta en retiro espiritual, se le presento el Ángel Gabriel, diciendo: “¡Lee! En el nombre de tu Señor que todo lo creó…” (Sagrado Corán, 96:1)
Las revelaciones continuaron durante veintitrés años y su totalidad conformó el Sagrado Corán, la última revelación de Allah. Muhammad , fue elegido por el Todopoderoso para que durante su vida fuera un gran ejemplo de sumisión a Allah y un símbolo de luz y guía para todos los tiempos y razas. Antes de morir a la edad de 63 años, logró que la mayor parte de la Península Arábiga cambiara: del paganismo y la idolatría al culto a un Único Dios, de las disputas y guerras tribales a la solidaridad y la unión de varias naciones, de la embriaguez y el libertinaje a la sobriedad y la piedad, del desorden y la anarquía a la vida disciplinada, de la más absoluta quiebra moral a las normas sublimes de moralidad. Jamás la historia de la humanidad, ni antes ni después, ha conocido una transformación tan completa de un pueblo o lugar. Con el permiso de Allah el profeta Muhammad realizó varios milagros, siendo algunos de ellos la revelación del Corán, la división de la luna en dos, el viaje nocturno desde Meca hasta la Mezquita Al-Aqsa en Jerusalén (un viaje que demandaba cerca de un mes si era hecho por el desierto en una caravana, dados los 1.230 Km. de distancia) y su ascensión al cielo, hizo fluir agua de entre sus dedos, sano al enfermo, entre otros. Además de ser un ejemplo de valor y firmeza en la fe, también fue un digno ejemplo de paciencia, bondad, sinceridad y confidencialidad. Fue conocido entre sus gentes como “el confiable” y “el sincero” por su buena conducta, elocuencia y amor al prójimo.

¿Qué es el Corán?

Los musulmanes creen que el Corán es el último Libro Sagrado enviado por Dios, pero no es el único. Los musulmanes creen en todas las revelaciones divinas anteriores como las Tablas de Abraham, el Libro de David, la Torá y el Evangelio en sus formas originales. Los musulmanes creen que el mensaje original en todos los Libros Sagrados fue el Monoteísmo (que no hay más dios sino Dios, el Creador). A diferencia de las escrituras Divinas que le precedieron, el Corán no ha sido mantenido en las manos de algún grupo particular o clérigo de musulmanes, lo cual daría lugar a que uno sospeche la tergiversación o alteración del mismo. Por el contrario, este siempre ha estado al alcance de los musulmanes a quienes se les ha ordenado recitado en sus oraciones diarias y referirse todas sus disputas en busca de un veredicto final. Los musulmanes leen y recitan el texto coránico que era leído y recitado durante la vida del profeta Muhammad y sus compañeros. Ni una letra ha sido adicionada o eliminada del Corán. Dios, el Exaltado, ha desafiado a árabes y no árabes para que produzcan un Corán similar al que Él reveló, a pesar de que los Árabes en esa época eran maestros de la elocuencia y retórica, fueron incapaces de lograr el desafío, y se dieron cuenta que el Corán no podía ser de otro que de Dios, el Señor de los mundos.

¿Quiénes fueron los profetas de Dios?

Mientras que muchos de los Profetas y Mensajeros que Dios ha enviado a diferentes naciones son mencionados por nombre en el Corán (es decir, Jesús, Moisés, Abraham, Noé, David, Salomón, Ismael, Isaac, José, etc.), otros no se mencionan. Por lo tanto, existe la posibilidad de que otros maestros religiosos famosos como los Señores Hindúes Rama, Krishna y Gautama Buda fueran Profetas de Dios. ʺY Ya hemos enviado mensajeros ante ustedes [Muhammad]. Entre ellos están aquellos [cuyas historias] Te hemos contado, y entre ellos están aquellos [cuyos cuentos] no te hemos contado. Y no era necesario que ningún mensajero trajera un signo [o verso] excepto con el permiso de Dios. Dios viene, se concluirá en verdad, y los falsificadores perderán [todos] ʺ(Corán 40:78).

¿Cuáles son los pilares del islam?

  • El Testimonio de Fe: Consiste en decir con fe y convicción “Ash-hadu an la ilaha il-la Al-lah wa ash-hadu anna Muhammadan Rasulu Al-lah” que significa: “Atestiguo que no existe Dios excepto Al-lah y atestiguo que Muhammad es Su mensajero”. Éstas son pequeñas palabras que contienen el más grande de los significados, al pronunciarlas la persona toma el Islam como guía para su vida y gana las más bellas bendiciones, ya que Al-lah (el Más Misericordioso) perdona todos los pecados anteriores que haya cometido y le da la oportunidad de “comenzar a escribir nuevamente el libro de su vida”.
  • Realice las oraciones rituales para mantener la conexión con el Creador.
  • Desarrolle el autocontrol y obtenga una mejor comprensión de los dones de Dios y una mayor compasión al ayunar durante el mes del Ramadán.
  • De la caridad obligatoria a la gente pobre para mantener el equilibrio económico en la sociedad. Este acto purifica la riqueza, estabiliza la condición económica de la sociedad, asegura que cada persona se beneficie de la riqueza material, destrúye la codicia y el egoísmo y establece el concepto de fraternidad y unidad.
  • Realice la peregrinación a La Mecca[1] para simbolizar la unidad de todos los creyentes, independientemente de sus clases, orígenes, culturas o idiomas y aprender a tener paciencia y confiar en Dios.

[1] Una ciudad en Arabia Saudita donde los musulmanes creen que poseen la primera Casa de Dios (Ka’aba) la cual fue designada para que la humanidad adorara a Dios  sin intermediarios.

¿ Cuál es La grandeza y singularidad del Islam en comparación con cualquier otra religión ?

  1. El Islam ha conservado el concepto genuino de la Unicidad de  Dios, desprovisto de cualquier filosofía o complejidad.
  2. Tiene la única Escritura verdaderamente preservada: la Palabra de Dios. El texto completo del Corán está disponible en la forma exacta pronunciada por el Profeta Muhammad en el momento de su revelación y en el idioma original en que fue revelada.
  3. Las enseñanzas del Profeta Muhammad se transmitieron a través de cadenas confirmadas de narradores auténticos.

¿Cuál es el mensaje de todos los profetas?

  • No hay ningún dios excepto El Único Dios, el Creador y Sustentador de todo el universo y sus contenidos.
  • Ora solo a Él, y no a otros.
  • Cree y sigue a los Mensajeros (de su época). (Los Mensajeros profetizaron la llegada del último Profeta, Muhammad, e instó a sus seguidores a creer en él y seguirlo a partir del conocimiento de su llegada).
  • Haz el bien y evita el mal.

¿Cómo debe ser la religión de Dios?

En primer lugar, la religión de Dios debe ser fácil de entender, no debe contener conceptos y leyes complicadas, y debe estar basada en una conexión directa con Él.

Por ejemplo: cada país o municipio modifican el concepto original de la religión de acuerdo a sus intereses. Es decir,

  • Creer en un dios y tener una conexión directa con Él. Y este Dios es el creador. Nada es como el. No viene a la tierra en ninguna forma animal o humana. No tiene imagen conocida por el hombre. Esta es la orden que viene de Dios; pero el orar a Dios a través de un intermediario, proviene de las personas.
  • La hermandad, viene de Dios; pero el racismo de las personas.
  • La modestia al vestir, la establece Dios; pero los colores y estilos de la ropa, las personas.
  • Los derechos de las mujeres, han sido decretados por Dios; pero la opresión, por las personas. Entonces, cuando las mujeres musulmanas en algunas comunidades de diversos países son oprimidas, Este es el caso de las cristianas, hindúes o budistas en el mismo paíse, se demuestra una práctica de la cultura del pueblo que no tiene nada que ver con la religion verdadero  de Dios.
  • La paz viene de Dios, pero la violencia de las personas. Tenemos muchos malos ejemplos: musulmanes y miembros de otras religiones que cometen actos violentos en nombre de Dios o de una religión en particular; pero el problema hoy en día es que los medios se centran en los malos ejemplos de musulmanes e ignoran los malos ejemplos de los demás.

¿Por qué Dios nos creó?

Cuando somos generosos y ricos, invitamos a otros a comer y a beber porque queremos cumplir con nuestra generosidad. Dios es el más Generoso y el más Misericordioso. Él nos creó para otorgarnos Sus bendiciones y brindar Su misericordia. Todos los hermosos atributos humanos se derivan de Sus atributos.

Dios nos creó para adorarlo porque Él es el Señor del universo ʺy [diles que] no he creado a los genios y a los hombres sino para que Me [conozcan y] adoren.ʺ (Corán 51:56).

¿Por qué Dios no perdona que se atribuya divinidad a nada excepto a Él ?

A una madre no le gustará si sus hijos llaman a su niñera ‘Mamá’, ya que ella tiene los derechos exclusivos sobre ese nombre. Del mismo modo Dios, el Todopoderoso, tiene derecho exclusivo a su título.ʺ En verdad, Dios no perdona que se atribuya divinidad a nada excepto a Él, pero perdona lo que es más leve a quien Él quiere: pues quien atribuye divinidad a algo junto con Dios ha urdido en verdad un enorme delito.ʺ (Corán 4:48)

Él nos dio la vida, la salud y todo lo que tenemos en esta vida, por lo que no tiene sentido adorar y pedirle a sus criaturas en lugar de a Él. (Dios le dio salud al hombre y cuando se enferma le pide a santos, sacerdotes, ídolos, profetas o cualquier otra criatura que lo cure).

¿Por qué a las musulmanas les gusta mantener siempre perfecta su relación con el Creador ?

Algunas personas creen que es suficiente ser amable y caritativo con otros seres humanos. No tiene sentido que un empleado mantenga perfecta su relación con sus colegas mientras ignora la relación con su jefe. Nuestra relación con el Creador debería ser la mejor relación en nuestra vida. Muchas personas atraviesan un período de búsqueda y duda, antes de encontrar un camino hacia el Creador. Son como un niño perdido que busca a su madre. Una vez que comienzan la relación con Dios, finalmente encuentran la paz.

¿Qué es la Ka’aba ?

La Ka’aba es un edificio cubierto con una tela negra, se ubica en la ciudad de La Mecca (en Arabia Saudita). Tiene una puerta pero no tiene ventanas. Nadie está enterrado en la Ka’aba, es una sala de oración, no una tumba. Un musulmán que ora dentro de la Ka’aba puede orar en cualquier dirección. La Ka’aba fue reconstruida varias veces. Los musulmanes creen que la persona más importante que reconstruyó la Ka’aba fue el Profeta Abraham junto con su hijo Ismael. Una parte original de las paredes exteriores de la Ka’aba es la piedra negra que los musulmanes creen que ha venido a la Tierra con Adán. Los musulmanes no creen que esta piedra sea divina o tenga algún poder curativo u otros poderes especiales.

Los musulmanes creen que la Kaaba fue el primer lugar de adoración construido por el primer humano y el primer Profeta; Adán. Más tarde,el Profeta Abraham y su hijo Ismael lo reconstruyeron en los mismos cimientos, quienes comenzaron a dar la vuelta a la Kaaba en un movimiento contrario a las agujas del reloj. Este movimiento está en armonía con el movimiento de los planetas alrededor del sol, los electrones alrededor del núcleo y la circulación de la sangre en el cuerpo humano. Los musulmanes creen que el universo también está alabando al Creador. Esto muestra la unidad en la creación del universo. Cuando los musulmanes hacen la peregrinación, circundan como el Profeta Abraham alrededor de la Kaaba. Además, cuando los musulmanes de alguna parte del mundo le piden al Creador a la dirección de La Mecca que se unan a sus compañeros musulmanes que oran en otros lugares del mundo en círculos concéntricos humanos, adoran a Dios hacia el mismo centro espiritual. Esto significa que los musulmanes rezan a su Creador todo el tiempo. En otras palabras, cuando algunos musulmanes terminan su oración de 5 minutos en alguna parte, otros musulmanes comienzan sus 5 minutos en otra parte. Los tiempos de oración dependen de la salida y la puesta del sol y al mismo tiempo, se producen con los movimientos de los peregrinos en Mecca, lo que también es consistente con el movimiento del universo.


Referencias:

Un Único Dios, Un Único Mensaje. Dr. Ahmad Abdo

El Verdadero Concepto De Dios. Faten Sabri

¿ Por Qué EL Islam ? Faten Sabri

El Verdadero Mensaje de Jesucristo en el Corán y la Biblia. Faten Sabri

You cannot copy content of this page