Articles

La mujer musulmana

Una mujer musulmana es un ser humano que en esencia es igual a todas las mujeres, pero es diferente a ellas, porque conoce bien sus derechos, obligaciones y cómo organizar sus prioridades. Tiene la capacidad de lidiar con estos asuntos con asombrosa moderación de una manera perfecta.

La mujer musulmana ha entendido bien el significado del término”privacidad” y lo aplica en el tipo de amor que da a su padre, hermano, hijo y esposo respectivamente. Se ha dado cuenta de que cada tipo de amor es distinto entre sí. Ha descubierto que a cada uno de ellos debe otorgarle sus derechos adecuados, por ejemplo: Su padre requiere honor y respeto, mientras que su hijo requiere crianza y cuidado. Sabe cuándo y cómo mostrar su belleza y no presenta de la misma forma para todos. Ante su esposo, que no es como cualquier hombre en público, ella luce de una manera especial.

La mujer musulmana es una mujer libre. Ella se ha negado a rendirse a los caprichos de los demás y de la moda. Viste lo que le gusta y agrada a su Creador. Ella no quiere ser cautiva de la moda. Por ejemplo, si esta temporada sale la moda de los pantalones ajustados, entonces la mayoría de las mujeres de inmediato se apresura a comprarlos y usarlos, incluso si no son adecuados para su figura o si no se sienten realmente cómodas usándolos.

En estos días, la mujer se ha convertido en una mercancía. Prácticamente no existe publicidad sin una mujer semidesnuda. Esto da un mensaje indirecto del deterioro del valor de la mujer en esta época.

Al ocultar su belleza, es la mujer que envía un mensaje al mundo. Un mensaje de que ella es un ser valioso, honrada por Dios, y de que quienes se relacionan con ella deben juzgarla según sus conocimientos, creencias e ideas, no según su apariencia física.

La mujer musulmana ha entendido la naturaleza humana y ha entendido que necesita cubrir su cuerpo de la vista de los extraños para evitar que ella y la sociedad sufran. No creo que se pueda negar que todas las mujeres que están acostumbradas a lucir sus cuerpos deseen cuando envejezcan que todas las mujeres lleven la cabeza cubierta.

Observemos las tasas de muerte y de las deformaciones corporales de las mujeres que se obtienen como resultado de someterse a las cirugías plásticas ¿Qué ha obligado a la mujer a pasar por este sufrimiento? Definitivamente, ha sido la competencia de belleza que se ha impuesto sobre otros aspectos importantes tales como el intelectual o el moral y que la ha llevado no solo perder su verdadero valor en la sociedad, sino también su vida.

La mujer musulmana busca la justicia, no la igualdad. La igualdad con el hombre le ha hecho perder mucho poder y valor.

Imagínese que está comprando camisetas para dos de sus hijos que tienen cinco y dieciocho años. La igualdad al comprarles la misma talla haría que uno de ellos sufriera por no tener una camisa que le quede a su medida, mientras que la justicia es que hay que comprar una camisa para cada uno, pero una adecuada, para que ambos sean felices.

La mujer en esta época se esfuerza por demostrar que tiene la capacidad de lograr todo lo que el hombre puede hacer, pero en realidad está perdiendo su singularidad y sus cualidades distintivas. Dios la ha creado para poder hacer lo que los hombres no pueden hacer. Se ha comprobado que el dolor de parto es uno de los tipos de dolores más severos. Por lo que el Islam la ha honrado a cambio de esto y la ha compensado aliviándola de la carga de cubrir los gastos de vida, o incluso de compartir su riqueza privada con el hombre, a diferencia de lo que sucede en las sociedades occidentales. En cuanto a los hombres, Dios no les ha dado la capacidad de tolerar el dolor de dar a luz, pero les ha dado la capacidad de escalar montañas, por ejemplo.

Sí, definitivamente la mujer tiene la capacidad de escalar una montaña y trabajar duro, y si ella quiere puede hacerlo. Pero de cualquier manera, es ella es quien dará a luz y amamantará porque los hombres no pueden hacerlo bajo ninguna circunstancia. Entonces si opta por hacerlo, tendrá una doble carga que podría haber evitado. Al final es su decisión.

El Islam logra la integración entre el hombre y la mujer de una manera que se logra la felicidad para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page