Articles

Han desmentido lo que no abarcan con su ciencia

This image has an empty alt attribute; its file name is www.gencgelisim.com_v2_images_resimler_dusunce-gucu-1024x455.jpg

Y está con vosotros dondequiera que estéis:

Una vez tuve una conversación con mi conductor personal en Nigeria, que era un católico devoto. Dijo que, aunque creía que Jesús era el hijo de Dios, se refugiaba solo en Dios, nunca en Jesús. Me contó un incidente que le había sucedido en el pasado. Un día estaba llorando y rezando a Dios: “¡Oh Dios! ¡Nunca le pido y nunca le rezo a nadie más que a Ti!” “Sabes que estoy dispuesto a casarme y el matrimonio es una gran responsabilidad”. “Mi futura esposa estará embarazada algún día y necesitará que la lleve al hospital para dar a luz a mi hijo”. “Entonces necesitaré un coche, así que Dios, por favor, dame un coche propio”. Dijo que estaba desesperado y lloró abundantemente. Luego me contó que unas semanas después, un hombre adinerado de su barrio que le pagaba por hacerle algunos encargos, le dijo que le había comprado un auto pequeño a su esposa como regalo, pero ella lo había rechazado porque era pequeño. Entonces, el hombre rico quería regalarle ese auto a él, porque estaba furioso con su esposa.

Mi chofer continuó: “Nunca imaginarías lo feliz que estaba, pero mi felicidad por el hecho de que Dios había respondido a mis oraciones era más grande que mi felicidad por el auto”.

En cuanto a mí, recordé el verso: Y está con vosotros dondequiera que estéis[1], y me dije a mí misma: “Cuán grande Eres Dios”. Si esta es Tu acción con quien te aclama como hijo, entonces cómo sería Tu acción con quien dice: “Él no engendra, ni fue engendrado”. “Y no hay nadie como Él”. Y me sentía muy feliz.

Se alegraron de la ciencia que poseían:

Recuerdo el aburrimiento que solía sentir mientras viajaba con mi esposo y sus esfuerzos por ayudarme a adaptarme a vivir en estos diferentes países. Recuerdo que un día invitó a un amigo armenio suyo y su esposa a cenar en un hermoso restaurante. Esperaba que pudiera conocer a su esposa y tal vez eso disminuiría mis náuseas.

La modestia y los rasgos angelicales de la esposa me llamaron mucho la atención. Sentí que la inocencia y la fe brotaban de ella.

Me alegró mucho conocerla, especialmente después de que me dijo que ella era profesora de español y quería aprender árabe. Acordamos que le enseñaría árabe todos los días durante una hora y ella también hablaría español conmigo durante una hora a cambio, porque no quería olvidar ese idioma.

Solíamos reunirnos en un pequeño restaurante en el complejo en el que ambos vivíamos. Todo iba bien hasta que un día me sorprendió al preguntarme sobre el significado del término “Alhamdu Alla” que dicen los musulmanes. Respondí: “Los musulmanes agradecen a su Creador por lo bueno y lo malo”. “Saben que todo lo bueno que les sucede es del Señor de los mundos, y todo lo malo es de ellos mismos, lo que significa que necesitan arrepentirse y pedir perdón”.

Entonces, para mi sorpresa, ella dijo: “Dios no existe”. “Se están engañando a sí mismos”. “La vida perecerá y todos seremos nada”.

Me sorprendió, no porque fuera la primera vez que me encontraba con un ateo. De hecho, he tenido muchos debates con ateos, pero fue porque nunca esperé que en tanta modestia e inocencia pudiera contemplarse un corazón tan negro que no conoce a Dios.

Ella agregó: “Tengo estudios de posgrado en física y mi padre es Físico”. “Siempre me ha advertido de tales tonterías”. “Casi puedo escuchar su voz diciendo”: “¡Cuídate porque intentarán engañarte!”

Le dije: “Entonces, ¿a quién recurres, cuando ni siquiera tu padre puede ayudarte?”

Ella dijo: “No necesito a nadie”. “Yo dependo de mí misma y no necesito que ningún Dios aclamado me ayude”.

Entonces, le dije: “Estoy asombrada con tus pensamientos”. “¿Cómo podría ser cierta tu forma de pensar?” “Digamos que está enferma de influenza; ¡Es posible que ni siquiera puedas alcanzar un vaso de agua!” “¡¿Qué te dice la física?!”

“La física te dice que hay ondas sonoras en las que debes creer incluso si no puedes verlas”. “Te dice que hay ondas ultravioletas en las que también debes creer incluso si no puedes verlas”.

“Además te dice que la luz está fuera de tiempo y que las partículas conectadas cuando se separan a grandes distancias continúan interactuando simultáneamente”. “La física te convenció de que hay otros mundos y creíste en todo esto incluso sin verlo”.

“El mundo materialista te dijo que creyeras en cosas que no existen como los espejismos”. “Crees en todo esto y luego, en el momento de la muerte, ni la física ni la química te ayudarán porque no te prometieron nada”.

“Aceptas creer que la luz está fuera de tiempo, pero te niegas a creer que el Creador esta fuera de las leyes del tiempo o el espacio”. “Él está antes que todo y después de todo, y ninguna de Sus creaciones puede abarcar Su conocimiento”.

“Crees que las partículas conectadas cuando se separan a grandes distancias continúan interactuando simultáneamente, pero rechazas la idea de que el Creador está continuamente con Sus criaturas, con Su conocimiento, que Dios puede ser Omnipresente, es decir, que está presente con todos al mismo tiempo”.

“Crees que esos conceptos tienen sentido sin verlos, pero no creerás en Dios a menos que lo veas”.

“Te niegas a creer en el Paraíso y en el Infierno, pero crees en múltiples universos que nunca has visto”.

Luego continué: “Hay creyentes que también tienen estudios de posgrado en física y química, pero creen que un Gran Creador ha creado estas leyes universales”. “La ciencia en la que cree tu padre que ha descubierto leyes ya creadas por Dios’. “La ciencia no ha creado estas leyes”. “En realidad, los científicos no encontrarán nada que estudiar sin estas leyes que han sido obra de Dios, por otro lado, los creyentes se beneficiarán de su fe en tanto en esta vida como en el más allá”. Informa a tu padre de lo que te he contado en su próxima visita y pregúntale: “¡¿Quién cree ahora en tonterías?!”

Ella respondió: “Esto no es una tontería”. “La ciencia dice que vinimos aquí como resultado de algunos eventos irracionales, ciegos y aleatorios”. “Según la ciencia, este universo avanza hacia la destrucción y sufrirá de “Muerte Térmica”. “La vida humana será destruida antes de la muerte térmica”. “El sol finalmente purificará la tierra y vendrá la muerte y luego la nada”.

Le dije: “Entonces, según tu teoría, si esta vida es un barco que inevitablemente se ahogará con sus pasajeros, ¿Qué sentido tiene tener comodidades en este barco?”

¿Dónde está el camino?

Continué mi conversación con esta dama armenia diciendo: “Usted afirma que todo lo que existe no tiene un significado sustancial, lo que implica que somos libres de encontrar un significado para nosotros mismos con el fin de adquirir una vida satisfactoria”. “Negar el objetivo de nuestra existencia es en realidad una forma de engañarnos a nosotros mismos porque es como si dijéramos: Supongamos que tenemos un objetivo en esta vida”. Nos volveríamos como niños que juegan a hacerse pasar por médicos, enfermeras o padres”. “No alcanzaremos la verdadera felicidad a menos que nos demos cuenta del objetivo de nuestra existencia en esta vida”.

Ella respondió: “Soy feliz tal como soy”.

Le pregunté: “¿Cuál es la definición de verdadera felicidad intencionada?”. “Imagínate que te encuentras en un tren sin tener un objetivo, pero estas en la sección de primera clase con los medios de confort más lujosos”. “¿Estarías satisfecha en este viaje si no tuvieras respuestas a preguntas como: “¿Cómo subí a bordo de este tren? ¿Cuál es el propósito del viaje? ¿A dónde voy?”. “Si estas preguntas quedan sin respuesta, ¿Cómo podrías ser realmente feliz?”. “Incluso si disfrutaste de las comodidades disponibles, no alcanzarás la felicidad verdadera y significativa. ¿Sería suficiente la apetitosa comida para hacerte olvidar estas preguntas?”

“Este tipo de felicidad será falsa, temporal y solo se logrará ignorando deliberadamente estas preguntas”. “Esto es como el falso placer de consumir alcohol que conduce a la destrucción”.

Fue entonces cuando, sorprendentemente, encontré un cambio en el tono de su voz. Ella dijo: “¡Muy bien!”. “Ya sea que Dios realmente exista o no, no importa porque soy una buena esposa, trato a todos con respeto y no lastimo a nadie”. “Entonces, ¿por qué me castigaría?”.

En este punto recordé el versículo:

Pues ahora atribuyen a Dios algo que [ellos mismos] detestan –¡mientras sus lenguas profieren la mentira de que [por hacerlo] consiguen el supremo bien!¡Realmente, sólo se están ganando el fuego, y serán excluidos [de la gracia de Dios]! [2]

También:

Ni creo que llegue jamás la Última Hora. Pero si [llegara, y] fuera llevado ante mi Sustentador, ¡seguro que encontraría a cambio un lugar mejor que este!” [3]

Entonces, le dije: “¿Cuál es el punto de tu relación con todo lo que te rodea cuando en primer lugar no tienes ninguna relación con el Creador?” “¿Aceptarías tu relación con tu padre, a quien consideras tu modelo a seguir, es la peor relación de tu vida?” “¿Tu padre aceptaría eso y te recompensaría por ello?”.

¿No son el cielo con las constelaciones y la tierra con amplios paisajes evidencia del Omnisciente?

El erudito islámico Ibn Taymia dice: “¿Cómo podemos pedir evidencia de quién es la evidencia de todo?”. Con frecuencia solía usar este dicho: “Si la luz del día necesita evidencia, ¡nada será válido en la mente!”.

El Corán enumera evidencias sobre la existencia de Dios (el Creador).

Evidencia de creación:

La creación del universo a partir de la nada es evidencia de la existencia del Creador.

Verdaderamente, en la creación de los cielos y de la tierra, y en la sucesión de la noche y el día hay, ciertamente, mensajes para todos los dotados de perspicacia. [4]

Evidencia de obligación:

Si decimos que todo tiene una fuente, y esta fuente misma tiene una fuente y si mantenemos este patrón; cada fuente proviene causativamente de una fuente anterior, entonces el patrón continuará perpetuamente. Por lo tanto, lógicamente este patrón debe llegar a un final o más bien a un comienzo. Debe llegar a una fuente que no tiene fuente. Eso es lo que llamamos la ‘Fuente Primaria’. La fuente primaria debe haber existido antes del comienzo del tiempo, porque si llegó a existir después del comienzo del tiempo, entonces esa fuente misma debe haber tenido un comienzo, debe haber algo que haya precedido a su existencia. La fuente primaria debe haber precedido al tiempo y al espacio. Sin el sol, la luna, los planetas, las estrellas, no habría noche ni día; no habría horas, días ni meses. Por ende, el tiempo y el espacio deben haber surgido simultáneamente, y eso es lo que la ciencia ha demostrado.

Un ateo me hizo una pregunta un día. Preguntó: “Si Dios es el Creador, ¿quién creó a Dios?”.

Le respondí: “Le haré una pregunta simple, si la responde, encontrará la respuesta a su pregunta”.

Él dijo: “Bien”.

Le pregunté: ¿Cuál es el olor del color rojo?

Él respondió: “No hay respuesta a esta pregunta porque el color rojo no está clasificado como una de las cosas que se pueden oler”.

Entonces, dije: “Gracias”. “Sí, todo tiene una razón para su existencia, pero el Creador no tiene esa razón simplemente porque el Creador no está clasificado entre una de las cosas que podrían ser creadas”. “Dios está antes que todo lo demás”.

La empresa fabricante de un televisor o un refrigerador incluye reglas e instrucciones para el uso de estos dispositivos en un manual que explica cómo usarlos. El usuario debe seguir estas instrucciones para utilizar correctamente estos aparatos. Sin embargo, la empresa no está sujeta a estas instrucciones.

A pesar de que Dios ha creado la Ley de Causalidad, no podemos considerar que está sujeto a ella. ÉL creó el tiempo, pero no depende de él. ÉL no pasa por las etapas del tiempo que han sido establecidas por nosotros. ÉL no se cansa. ÉL no necesita transformarse en algo material ni descender a la tierra. Es por eso que nunca podremos verlo en esta vida. Estamos atrapados en el tiempo y el espacio. Por ejemplo, una persona que está sentada en una habitación no puede ver más allá de esa habitación a menos que salga de ella.

Entonces, me preguntó: “¿Por qué no hay forma alguna de que ÉL pueda bajar a la Tierra?”.

Respondí: “Les daré un ejemplo solo para hacer comprensible esta idea. A ÉL le pertenece el atributo más elevado”. Cuando usas un dispositivo electrónico, lo controlas desde afuera, pero de ninguna manera ingresas a él”. Él se rio y dijo que yo tenía razón.

Evidencia de perfección y orden:

Esto significa que la construcción asombrosamente precisa de este universo y sus leyes son evidencia de la existencia de Dios el Creador.

[Bendito] Aquel que ha creado siete cielos en perfecta armonía entre sí: no hallarás el menor fallo en la creación del Más Misericordioso. Mira de nuevo: ¿Puedes ver alguna fisura? [5]

Ciertamente, lo hemos creado todo en su justa medida y proporción. [6]

Evidencia de atención:

Este universo ha sido creado con mucha precisión para adaptarse a la vida humana, y este es el resultado de los atributos divinos más hermosos y misericordiosos.

[Y recordad que] Dios es quien ha creado los cielos y la tierra, y quien hace caer agua del cielo y mediante ella hace brotar [toda clase de] frutos para vuestro sustento; y quien ha puesto las naves a vuestro servicio, de forma que navegan el mar a instancia Suya; y ha puesto a vuestro servicio los ríos. [7]

Evidencia de arnés:

Esta evidencia se refiere a los atributos de la Belleza y la Misericordia divinas.

Y os complace verlos cuando los conducís a casa al atardecer y cuando los sacáis a pastar por las mañanas, Y llevan vuestras cargas a [muchos] lugares que [de otro modo] no podríais alcanzar sino con grandes esfuerzos por vuestra parte ¡En verdad, vuestro Sustentador es muy compasivo, dispensador de gracia! Y [es Él quien crea] los caballos, los mulos y los asnos para que os sirvan de montura y también por [su] belleza: y ha de crear aún cosas de las que [hoy] no tenéis conocimiento [8]

Evidencia de personalización:

Esto significa que todo lo que vemos en este universo podría haber sido de muchas formas, pero Dios Todopoderoso eligió lo mejor.

¿Habéis considerado alguna vez el agua que bebéis? ¿Sois vosotros quienes la hacéis caer de las nubes –o somos Nosotros la causa de su caída? [Cae dulce –pero] si quisiéramos, podríamos hacerla salobre y amarga: ¿por qué, pues, no sois agradecidos [a Nosotros]? [9]

¿Es que no ves a tu Sustentador [a través de Sus obras]? –cómo hace que se alargue la sombra [hacia el atardecer] cuando, de haberlo querido, podría en verdad hacer que se quedara quieta: pero hemos hecho del sol su guía. [10]

¿De dónde venimos?

El Corán menciona varias perspectivas de cómo podría haberse creado el universo.

[¿O es que niegan la existencia de Dios?] ¿Han sido creados sin nada [que haya obrado su creación]? –o, ¿acaso se han creado a sí mismos? ¿[Y] han creado los cielos y la tierra?¡No, –sino que no tienen certeza de nada! [¿Cómo podrían?] ¿Poseen, acaso, los tesoros de su Sustentador? ¿O están ellos al cargo [del destino]? [11]

O fueron creados de la nada:

Esto contradice muchas de las leyes de la naturaleza que observamos a nuestro alrededor. A modo de ejemplo sencillo: decir que las pirámides de Egipto han sido creadas de la nada anula esta perspectiva.

¿O fueron los creadores [de sí mismos] ?

¿Pudo el universo crearse a sí mismo? El término “creación” indica algo que no existía y luego llegó a existir. La creación del subjetivismo es total y lógicamente imposible porque esto significa que algo existió y no existió al mismo tiempo. ¡Y esto es imposible! Decir que el ser humano se creó a sí mismo significa que existió antes de ser creado.

Mucha gente cuando se le pregunta: ¿Quién te creó?, responde diciendo: “Mis padres son la razón de mi existencia en esta vida”. De esta respuesta resulta obvio que es solo un intento de encontrar una salida a este dilema. Las personas, por naturaleza, no quieren pensar profundamente en los asuntos ni esforzarse mucho. Saben que sus padres morirán, luego las generaciones vendrán después de ellos y darán la misma respuesta, siendo conscientes de que los progenitores no juegan ningún papel en la creación de sus hijos. Entonces, la pregunta real es: ¿Quién trajo a la existencia a la especie humana?

Una vez un ateo respondió a esta cuestión mencionando que la creación del subjetivismo se podía encontrar en organismos unicelulares, lo que también se conoce en biología como reproducción asexual. Como de costumbre, mi respuesta a tales ideas es: “Primero debemos asumir que la primera célula ya existía, y si asumimos esto, entonces esto no es creación de subjetivismo, es una forma de reproducción”. “Y el producto será la descendencia de un organismo vivo y heredará solo el material genético de ese padre”.

¿O crearon los cielos y la tierra?

Nunca ha habido un ser que hubiera afirmado ser el creador los cielos y la tierra, excepto el Dueño de la creación y los sucesos. Es solo ÉL quien ha revelado esta verdad cuando envió Sus mensajeros a la humanidad. La verdad es que es ÉL quien es el Creador, Innovador y Dueño de los cielos y la tierra y lo que está en medio, no tiene pareja ni hijo.

DI: “Invocad a esos [seres] a los que imagináis [dotados de poderes divinos] junto con Dios: no tienen ni el peso de un átomo de poder en los cielos ni en la tierra, ni participan en [el gobierno de] ninguno de los dos, ni tiene Él entre ellos ningún ayudante.” [12]

Podríamos dar un ejemplo: Si se encontrara una bolsa sin dueño, entonces solo una persona vendría y afirmaría ser el dueño de la bolsa y declararía su contenido. Entonces, de acuerdo con las leyes civiles humanas, está sola persona es la dueña de la bolsa hasta que alguien más venga a reclamarla.

La existencia de un creador:

Todo esto nos lleva a una conclusión inevitable y sin objeción alguna: Que existe un creador. Lo extraño es que el ser humano siempre intenta asumir posibilidades distintas a esta. Es como si esta opción fuera increíblemente imaginaria o imposible de verificar. Si hacemos un análisis sincero que sea justo y con conocimiento científico, llegaremos al hecho de que nunca podremos comprender completamente al Creador porque es Él quien ha creado todo el universo y definitivamente está más allá de la percepción humana. Como resultado, es lógico suponer que no es fácil estar seguro de la existencia de este poder metafísico invisible. Este poder debe revelarse a sí mismo de una manera que sea comprensible para la cognición humana. El ser humano debe llegar a la convicción de que este Poder Metafísico es una realidad existente y que esta última posibilidad es la única explicación que le queda a la existencia de este universo.

…¡escapad hacia Dios [de todo lo falso y malvado]! ¡En verdad, yo soy un claro advertidor Suyo para vosotros! [13]

Si buscamos la bienaventuranza y la felicidad eternas, debemos creer y someternos a la existencia de este Dios, el Creador e Innovador.

¿Por qué estamos aquí?

Recuerdo haber conocido a una dama inglesa en Nigeria. Ella me preguntó: “¿Por qué Dios nos creó?”

Le respondí: “Imagínese una persona muy rica y generosa, ¿qué hubiera hecho?”.

Ella contestó: “Hubiera invitado a sus amigos a comer y beber”.

Entonces, le dije: “Tales atributos humanos son solo una pequeña parte de los atributos de Dios. Dios tiene los atributos más majestuosos y hermosos”. “Él es el más Misericordioso y Compasivo, Él es el Proveedor y el Generoso”. “Él nos ha creado para tener misericordia de nosotros y darnos felicidad”. “Todos los atributos humanos se derivan de Sus atributos”.

“Él nos creó y nos dio la capacidad de elegir”. “Entonces podemos elegir el camino de la sumisión y la obediencia o el camino de la desobediencia y la rebeldía.

Ella preguntó: “¿Por qué no obligó a adorarle?”

Respondí: “Él podría habernos obligado a adorarle y obedecerle, pero la compulsión no logrará el objetivo para el cual el ser humano fue creado”. “La sabiduría divina es que Adán, la paz sea con él, fue creado y distinguido dándole conocimiento”.

Y le enseñó a Adán los nombres de todas las cosas; luego preguntó a los ángeles:

Y enseñó a Adán los nombres de todas las cosas; luego se las mostró a los ángeles y les dijo: “Decidme los nombres de estas [cosas], si es verdad lo que decís.” [14]

Y le dio a Adam la capacidad de elegir.

Y dijimos: “¡Oh Adán! Habita con tu esposa en este jardín, y comed con libertad de lo que en él hay; pero no os acerquéis a este árbol, porque seriáis transgresores.” [15]

Y le abrió la puerta del arrepentimiento porque la capacidad de elegir implica también caer en errores y equivocaciones.

Luego Adán recibió palabras [de guía] de su Sustentador, que aceptó su arrepentimiento: pues, en verdad, sólo Él es el Aceptador de Arrepentimiento, el Dispensador de Gracia. [16]

Todo esto es para prepararlo para ser un heredero de la tierra (gobernar la tierra).

Y He Ahí que tu Sustentador dijo a los ángeles: “Voy a poner en la tierra a alguien que ha de heredarla.” Dijeron: “¿Vas a poner en ella a alguien que extenderá la corrupción en ella y la corromperá –mientras que nosotros proclamamos Tu gloria infinita, Te alabamos y santificamos Tu nombre?” [Dios] respondió: “Ciertamente, Yo sé lo que vosotros no sabéis.” [17] 

Tener voluntad y capacidad para elegir es una bendición si se usa correctamente. Sin embargo, será una maldición si es manipulado falsamente y dirigido hacia objetivos corruptos.

La capacidad de elegir ciertamente está rodeada de peligros, sedición y lucha personal. Y esto sin duda es mucho más honorable y magnifico para el hombre que la despreciable sumisión que conduce a la falsa felicidad.

Los creyentes que permanecen pasivos –a excepción de los inválidos– no pueden ser considerados iguales que aquellos que se esfuerzan por la causa de Dios con sus bienes y sus vidas: Dios ha enaltecido a los que se esfuerzan con sus bienes y sus vidas muy por encima de los que permanecen pasivos. Aunque Dios ha prometido un buen fin a todos [los creyentes], ha enaltecido a los que se esfuerzan por encima de aquellos que permanecen pasivos [prometiéndoles] una magnífica recompensa.[18]

Por otro lado, ¿Cuál es el beneficio de tener una recompensa o un castigo si no existe una elección libre que merezca un juicio?

Pero con todo esto, el espacio real de elección que se le da al hombre en esta vida es limitado. Dios nos juzgará solo en los asuntos en los que Él nos dio la libertad de elegir. No tenemos la opción de escoger la comunidad en la que nos criaron, ni quienes son nuestros padres, ni nuestra apariencia y ni el color de nuestra piel.

El honor de la Obediencia en lugar de la humildad de la Desobediencia:

Adorar a Dios no se limita solo a rezarle y ayunar por Él. Adorar también incluye amarlo, obedecerlo y conocerlo. Adorar a Dios debe ser nuestro objetivo final. Nos libera de la esclavitud de la sociedad.

Solo la sumisión total a Dios mantiene la dignidad de la persona y la protege de las humillaciones de los demás. Quien desee la gloria, la encontrará acercándose al Señor de los mundos con buenas palabras y haciendo buenas obras.

Quien desee el poder y la gloria [debe saber que] todo el poder y la gloria pertenecen [sólo] a Dios. A Él ascienden todas las buenas palabras, y Él enaltece toda buena acción. Pero a quienes traman malas acciones les aguarda un castigo severo; y sus intrigas se quedarán en nada. [19]

Cuanto más se acerque una persona a su Señor con humildad, más grandeza alcanzará.

Recuerdo ahora algunas palabras que frecuentemente se dicen: “¡Oh, Dios mío! ¡Cuán glorioso es para mí ser tu esclavo! ¡Y qué orgulloso estoy de que Tú seas mi Señor! “

El profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo: “Y debes saber que, si la nación se reuniera para beneficiarte con algo, no te beneficiarían excepto con lo que Dios ya te había prescrito”. “Y si se reunieran para hacerte daño con cualquier cosa, no te dañarían excepto con lo que Dios ya había prescrito contra ti”. “Las

 plumas se han levantado y las páginas se han secado “.

Algunos piensan que el creyente está encadenado a los actos de adoración, esto es falso. El corazón de una persona necesita estar apegado al objetivo que busca.

Ciertamente, si no adoramos a Dios, terminaremos adorando otra cosa. Es decir, el corazón humano estará apegado a un objeto terrenal que se esforzará por alcanzar o estará apegado al Creador. Por lo tanto, nuestros deseos pueden esclavizarnos sin darnos cuenta. Por otro lado, estar apegados a Dios Todopoderoso y al más allá nos libera de ser esclavizados por otros. El Señor de los mundos es nuestro Creador y tiene derecho a ser acogido y resguardado.

Mucha gente se siente atraída por la fama y la moda. Además, las redes sociales atraen a la gente de forma excesiva y exagerada, juegan un papel importante en la difusión de conceptos que exigen centrarse en asuntos menores y distraen a la gente de sus prioridades. Todo esto conduce a una vida turbulenta e infeliz llena de sufrimiento.

Asimismo, existen algunos estándares sociales y presiones familiares que nos obligan a seguir las tradiciones heredadas que nos alejan tanto de nuestro papel en esta vida como de nuestro deber hacia la religión.

Una madre, por ejemplo, alimentará a sus hijos sea como sea, ya sea creyente o no. Pero solo el creyente renueva sus intenciones y le ofrece a Dios las buenas obras que está haciendo. Ella espera la recompensa solo de Él. De esta manera, nunca se decepcionará si no encuentra la gratitud de sus hijos. Espera la recompensa de su Creador. Como resultado, encontramos a una mujer que nunca se sentirá decepcionada y nunca temerá a su jefe ni a ser intimidada. Esto se debe a que ella ha dicho en voz alta: ¡Toda mi vida es para Dios!

Entonces, nuestra mejor opción en esta vida es la de aceptar el llamado de Dios con fe y sumisión. De esta manera ganamos lo mejor de esta vida y del más allá. De lo contrario, podemos estar satisfechos solo con esta vida y luego ser destruidos y estar condenados al infierno.

Recuerdo que cuando le dije estas palabras a la portuguesa atea con doctorado en filosofía, me dijo: “Tienes suerte con esta fe y esta forma de pensar”. “No he encontrado esta belleza en los libros de filosofía, pero la he encontrado con ustedes los musulmanes”.


[1] (Corán 57:4).

[2] (Corán16:62).

[3] (Corán 18:36).

[4] (Corán 3:190).

[5] (Corán 67:3).

[6](Corán 54:49).

[7]  (Corán 14:32).

[8]  (Corán 16: 5-8).

[9]  (Corán 56:68-70).

[10] (Corán 25:45).

[11] (Corán 52:35-37).

[12] (Corán 34:22).

[13] (Corán 51:50).

[14](Corán 2:31).

[15] (Corán2:35).

[16] (Corán 2:37).

[17] (Corán 2:30).

[18] (Corán 4:95).

[19] (Corán 35:10).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page