Artículos

Darse cuenta de la grandeza de Dios en tiempos de Corona

¡ Escapad hacia Dios!

En una visita a Sudáfrica, encontramos una belleza que estaba más allá de la imaginación. Cuando llegamos a Ciudad del Cabo, tuve la sensación de que definitivamente habíamos llegado a otro mundo. Había playas llenas de pingüinos y jardines llenos de pájaros y mariposas con colores impresionantes. Mientras deambulaba y exploraba este exquisito lugar, conocí a un simple anciano, cuyos padres eran originarios de Malasia, que nació y creció en este lugar. Él era conductor y nos llevó de gira por la ciudad durante diez días. Le pregunté si había visitado algún otro condado y, para mi sorpresa, respondió: No conozco ningún otro lugar excepto la Meca, y no quiero conocer ningún otro lugar excepto la Meca. Siempre que obtengo una cantidad de dinero, voy a la Meca. Dijo que van a la Meca en grupos cruzando el continente negro en viajes que les cuestan mucho dinero y esfuerzo. Sin embargo, dijo que insiste en visitar la Meca siempre que tenga los fondos para cubrir sus gastos. Me conmovió mucho decirme a mí mismo: “Qué extraño es que un hombre así deje tanta belleza y se vaya a un páramo que no tiene absolutamente nada de vegetación como la Meca”. En ese momento recordé el verso “Escapad hacia Dios”. Y me dije a mí mismo: “Dios el Todopoderoso ha dicho la verdad”.  “Cuán glorioso es nuestro Creador, quien ha plantado en nuestros corazones la semilla del apego a Él y el anhelo de ir a Él”. Me quedé muy contenta.

No han valorado a Dios en Su verdadera magnitud:

No han valorado a Dios en Su verdadera magnitud. Y toda la Tierra estará en su puño el Día del Levantamiento y los cielos estarán enrollados en Su mano derecha. ¡Glorificado sea y ensalzado por encima de lo que Le asocian! [1]

Uno de los incidentes divertidos que recuerdo fue una conversación que tuve con un diplomático chino, que hablaba inglés con fluidez. Me hizo reír cuando dijo que el Creador creó el universo, luego se puso a trabajar y ya no interfiere en nada en él.

Al principio, pensé que estaba bromeando, luego me di cuenta de que esta es una creencia básica en una de las religiones que está muy extendida en todo el mundo.

Le dije que Dios sabe todo en este universo, desde lo más pequeño hasta lo más grande. Ni una hoja cae sino con Su conocimiento, y ni un fruto sale de su cubierta, y Él lleva la cuenta de todas las cosas.

Él respondió: “¿No es extraño que el Creador interfiera en todo?”.

Simplemente respondí que la mosca que parece inútil para las personas podría ser una causa de propagación de enfermedades y podría cambiar el equilibrio natural en el medio ambiente. ¿No fue un mosquito el que provocó la muerte de Alejandro?

¿No es suficiente que nos demos cuenta de la grandeza de nuestro Creador cuando vemos que la gente de hoy en día teme a los microbios diminutos, que se están propagando y ni siquiera se pueden ver? De hecho, ¡es solo Él quien conoce el verdadero valor de todo!

Siempre recuerdo esta conversación y me digo a mí mismo: “No son los ojos, sino los corazones en el pecho los que están ciegos”.

Las naciones más grandes se desafían entre sí mostrando su equipo militar, y Dios el Más Glorioso nos muestra un desafío que ni siquiera podemos ver con nuestros ojos.

La propagación del coronavirus hizo que el mundo se diera cuenta de la grandeza de nuestro Creador y de cómo todos nuestros equilibrios se han alterado. Esta criatura invisible ha provocado el colapso de las armas nucleares e hidrogénicas, y con ello, el orgullo humano también colapsó.

El erudito Ibn Alqayam dice:

“Mira el discurso del Corán y verás al Rey quien tiene la posesión absoluta de todos, quien merece el elogio absoluto. El Rey que tiene el control total de todo. Todo comienza en Él y termina con Él. Él es el Omnisciente que sabe todo lo que es aparente y todo lo que está oculto. Es Él quien oye y ve, da y toma, premia y castiga, honra y humilla. Él es quien crea y provee, causa muerte y vida. Él es quien juzga y administra”.

La Gloria de Dios se manifiesta en Su conexión con Sus criaturas:

Mi conversación con el chino me impulsó a leer más sobre su religión, en la que la gente creía que el Creador creó el universo, luego lo abandonó y lo dejó sin guía.

Seguí buscando la forma de responder a los seguidores de esta creencia, a la que llaman “Neutralidad Divina”.

Durante mi búsqueda, descubrí que el Corán reconoce el hecho de que Dios interactúa con Sus criaturas a través de los mensajeros. Esta conexión se manifiesta en más de un versículo del Corán.

Mensajeros portadores de buenas nuevas y advertidores, para que, tras el envío de los Mensajeros, los seres humanos no tuviesen argumento alguno contra Dios. Y Dios es poderoso, sabio. [2]

Primero, Dios enfatizó que hay una sabiduría detrás de la creación del ser humano.

¿Acaso creísteis que os habíamos creado gratuitamente y que no se os haría regresar a Nosotros?» [3]

Luego, enfatizó que el juego y la diversión nunca fueron el objetivo de la creación.

No creamos el cielo, la Tierra y lo que hay entre ambos por juego. [4]

De haber querido entretenernos lo hubiéramos hecho por Nosotros mismos, de haberlo hecho. [5]

Dios enfatizó la absoluta rendición y sumisión de los cielos y la tierra.

¿Buscan acaso una religión que no sea la de Dios, cuando todos los que están en los cielos y en la tierra se someten a Él, de buen grado o por la fuerza, ya que a Él tienen que volver? [6]

Y que creó al hombre y a los genios solo para adorarlo.

Y no he creado a los genios y los humanos excepto para que Me adoren. [7]

Dios muestra que el hombre fue honrado sobre otras criaturas por la relación directa y genuina con Él a través de la adoración.

Y ¿Quién posee mejores creencias que quien inclina su rostro en señal de sometimiento a Dios y es bueno y sigue la creencia de Abraham, el buscador de la Verdad? [8]

La adoración aquí se entiende en su significado general, que es conocer al Señor de los mundos y establecer una conexión con Él. Conocer sus atributos, glorificarlo, exaltarlo y adorarlo solo a Él.

Además de lo que se menciona en el Corán, hay una serie de evidencias lógicas de la comunicación entre Dios y los humanos. Algunos de los cuales son:

Sabiduría:

Si hubiera una persona que construyera un edificio y luego lo abandonara sin hacer lo apropiado para su alojamiento, ciertamente juzgaríamos a esta persona como imprudente e inestable. Entonces, como Dios es el ideal, debe existir sabiduría detrás de la creación de los cielos y la tierra, así como en su explotación para el servicio del hombre.

El instinto natural y el sentido común:

En cada ser humano existe un fuerte instinto natural de conocer su origen y la razón de su existencia. El instinto natural siempre impulsa al ser humano a conocer a su Creador.

La persona que nace y no encuentra a sus padres tiene esta fuerte necesidad de encontrarlos ya que ellos fueron la razón de su existencia.

El instinto natural estable que no se ha visto afectado por efectos externos, podría llevarlo a su Creador y fundador. Pero eso no es suficiente. Aún así, necesita la guía de su Creador a través de mensajeros para guiarlo por el camino correcto y conocer a su Creador de la manera que Él se merece.

Encontramos que muchas personas en el mundo han encontrado el camino hacia los mensajes celestiales, mientras que otras todavía están desviadas de la verdad y están totalmente apegadas al materialismo.

Este instinto natural en los seres humanos de comunicarse con su Creador, conocer la sabiduría detrás de Su existencia y conocer Su destino después de la muerte ha estado siempre en la mente de las personas. Han inventado mitos y filosofías sobre ellos tratando de encontrar explicaciones y respuestas a estas preguntas existenciales.

La existencia de estas preguntas en la mente del hombre, y la búsqueda de respuestas para ellas, nos da evidencia de que hay un poder invisible que nos conducirá a ellas y empujará al hombre a conocer a su Creador. También nos da evidencia de que es inaceptable que las criaturas se queden con tal instinto sin la guía del fundador de este instinto.

Ética:

La sensación de sed es una pista de la existencia del agua, incluso antes de conocer su existencia. Así como nuestro anhelo de justicia es una pista de la existencia de que Él es el Justo.

Entonces, ser testigo de los defectos en esta vida y la injusticia entre las personas, hace que sea increíble que esta vida termine con las personas injustas saliéndose con la suya y los oprimidos, sin ser recompensados. Hay un consuelo en la idea de la existencia de la resurrección, el más allá y la retribución. Sin duda, la persona que sabe que habrá un juicio sobre las acciones no se quedará sin orientación. No se quedará sin coacción e intimidación. Y este es el papel de la religión.

Además, la existencia de las religiones divinas actuales, cuyos seguidores creen en la divinidad de su fuente, se considera la evidencia directa de la comunicación del Creador con los seres humanos. Incluso si los ateos niegan haber enviado al Señor mensajeros o libros, la existencia de estos libros y religiones es una fuerte evidencia de una verdad, que es el deseo desenfrenado del hombre de comunicarse con Dios y satisfacer su vacío innato.

Encontramos en el Corán el énfasis en dar evidencia sobre la veracidad de los profetas y mensajeros, de una manera adecuada a cada tiempo y lugar. No es lógico creer en la existencia del Creador sin creer en la existencia de una vía o plan de estudios de comunicación con este Creador.

Uno de los atributos del Creador es la sabiduría, y una de las características del ser humano es el conflicto del bien y el mal y la libertad de elección. Es evidente que el imperativo de la sabiduría del Creador se vuelve claro para nosotros, y es suficiente que la muerte exista en el imperativo del juicio. La muerte no es aniquilación, sino más bien la etapa de transición al ajuste de cuentas. Este es el papel de las religiones divinas al mostrar este hecho.

La Gloria del Creador se manifiesta en Su respuesta a los afligidos que lo invocan:

Una vez tuve una conversación sobre la grandeza del Creador con una mujer alemana, casada con un argentino, y su suegra argentina. El marido no estaba presente. Durante la conversación, me di cuenta de que la mujer alemana no creía en la existencia de Dios, pero entonces sucedió algo que nos hizo llorar a todos.

La suegra me hablaba insistentemente sobre las dificultades que enfrentamos en la vida y se preguntaba cómo podríamos manejarlas. La conversación fue muy conmovedora hasta el punto de que ella lloró. Luego, mientras le explicaba la sabiduría, la misericordia, la gloria y la grandeza de Dios al enviar tales dificultades, ella preguntó: ¿Entonces cuál es la solución? ¿Qué debemos hacer para afrontar tales dificultades?

Respondí: “Solo di”: “¡Ya Rab (Oh Dios)!”

Dijeron: “¿Cómo?”

Les había mostrado la manera de hacer súplicas levantando la mano y enseñándoles las palabras. Todas dijimos: “¡Ya Rab (Oh Dios)!”.

Mientras decíamos las palabras, la mujer alemana recibió una llamada telefónica con una noticia que la hizo llorar y saltar de alegría abrazándonos a mí y a su suegra. La suegra le seguía preguntando: “¿Salió? ¿Salió él?”

La mujer alemana respondió: “¡Sí! ¡Si!” Ambas me abrazaron diciendo: “¡Gracias Dios!”.

Me enteré de que el marido había estado en la cárcel desde hace tres semanas debido a la corrupción de sus datos. Y él era un hombre de alto estatus en la comunidad, así que esto fue un shock para ellos.

Ella me dijo palabras que nunca olvidaré. Ella me dijo: “Gracias por sacar de mi corazón lo que no sabía que existía”. “Nunca pensé que creía en Dios”. En ese momento, me di cuenta de lo grandioso que es Dios para responder a las súplicas y para guiar a los corazones que anhelan conocerlo.

Me complació mucho lo que esta mujer me admitió, porque resultó acertado lo que siempre repito en mis conferencias a mis alumnos y en mis conversaciones con no musulmanes, que es que no hay nada que se llame ateísmo, y que todas las personas saben que Dios está allí, lo admitan o no. Nuestro papel es simplemente obtener de aquellos que dicen ser ateos la fe que están escondiendo o están tratando de esconder en su interior.

Ahora, en el momento de esta pandemia de Corona, todos necesitamos urgentemente decir estas súplicas a Dios. Las súplicas de los afligidos. Como si todos estuviéramos en el estómago de la ballena. Necesitamos decir: “No hay deidad excepto Tú; exaltado eres Tú. De hecho, he sido de los malhechores”.

¿Por qué una religión?

Un médico portugués me preguntó sobre la importancia de convertirse al Islam, y ¿por qué debería convertirse a cualquier religión? Se preguntaba por qué no era suficiente creer en Dios y adorarlo a su manera.

Ella dijo que, creía en la existencia de un Creador para el universo, pero no creía que Él se comunicara con los humanos a través de mensajeros. Ella dijo que hace buenas obras y ayuda tanto a los humanos como a los animales, pero no está esperando una recompensa del Creador, sino que toma su recompensa y felicidad de la humanidad.

Le dije: “¿Crees que la humanidad es inmortal?” “¿Es infinita la felicidad humana?”. “Cuando la humanidad termine, solo Dios, que no muere, permanecerá”.  Le dije que, por cierto, es como una estudiante que después de doce años de estudio dice que no quiere el certificado.

Imagínate, si fueras miembro de una Fundación de Solidaridad Social, con el propósito de obtener un salario de jubilación, y de repente la fundación declara que no podrá pagar estos salarios, y cerrará pronto, ¿seguirías lidiando con eso?

Un creyente trabaja y se esfuerza por ayudar a la humanidad por la causa de Dios, y así obtener la felicidad tanto en esta vida como en el Más Allá.

Yo le dije: “Respecto a la importancia de la existencia de la religión, imagina que estás caminando por un camino y no conoces su final, y tienes dos opciones, o seguir las indicaciones de las señales que se encuentran en la carretera, o intentar adivinar, que puede hacerte perder y perecer”.

“O imagina que compraras un televisor y trataras de usarlo sin volver a las instrucciones de funcionamiento, lo estropearías. El televisor procedente de la misma fábrica, por ejemplo, llega aquí con un manual de instrucciones igual al que se envía a Portugal, por esta razón debemos utilizarlo de la misma forma.

Encontramos a algunas personas que, para comunicarse con Dios, bailan y cantan en sus lugares de culto, y otras que aplauden para despertar a Dios según su creencia.

Es la grandeza de Dios crear un sistema que todos podamos seguir, para organizar nuestra relación con Él y nuestra relación con quienes nos rodean. Esta es la definición de la religión.

Los seres humanos no pueden adorar a Dios siguiendo sus caprichos, porque primero se dañarán a sí mismos antes de dañar a los demás.

Algunos adoran a Dios a través de un mediador y creen que Dios se presenta en forma de seres humanos o piedras. Dios quiere protegernos de nosotros mismos, cuando adoramos lo que no nos beneficia ni daña, sino que nos hace perecer en el Más Allá. Adorar a otro que no sea Dios se considera un pecado grave, y su castigo es la inmortalidad en el infierno.

Ella me preguntó: “¿Por qué tener socios con Dios hace que la persona merezca eternamente el fuego del infierno”?

Le respondí: “En las leyes de la humanidad, es bien sabido que no respetar los derechos del rey es como ningún otro crimen”. “¿Y si hablamos del REY de reyes?”. Es el derecho de Dios ser adorado solo y es el derecho de la gente tener una conexión directa con Él sin intermediarios, y así tener paz en esta vida y en el Más Allá.

La religión correcta:

Luego me preguntó sobre la religión correcta que debe abrazar después de creer en Dios. Le dije: “Es la grandeza de Dios hacer que la religión correcta sea fácil y lógica, y de acuerdo con nuestros instintos naturales”. “Significa adorarlo solo a Él mientras se hacen buenas obras y se deja el mal”. “Es la religión que todos los profetas pidieron”.

La religión correcta se puede distinguir a través de tres puntos principales:

  • Los atributos de Dios en la religión.
  • Los atributos del profeta o del mensajero.
  • Los detalles de esa religión.

La religión correcta debe incluir atributos que muestren la Belleza y la Gloria de Dios:

Debe incluir una descripción de Dios y la evidencia de Su existencia.

Di: «Él es Dios, uno. (1) Dios, eterno. (2) No ha engendrado ni ha sido engendrado (3) y no hay otro semejante a Él.»  [9]

En cuanto a la descripción del mensajero y sus atributos, la religión:

Debe describir cómo se establece la conexión entre Dios y el mensajero.

Y Yo te he elegido, así que escucha lo que te ha sido revelado. [10]

Debe mostrar que estos mensajeros son los responsables de llevar el mensaje de Dios.

¡Oh, Mensajero! ¡Transmite lo que ha descendido a ti procedente de tu Señor! Y, si no lo haces, será como si no hubieses transmitido nada de Su mensaje y Dios te protegerá de las gentes. En verdad, Dios no guía a la gente que no cree. [11]

Que estos mensajeros no han sido enviados para llamar a la gente a adorarse a sí mismos, sino para adorar solo a Dios.

No es apropiado que un ser humano al que Dios entrega la Escritura [Sagrada], el juicio y la profecía que luego diga a la gente: «Sed mis siervos en lugar de [siervos de] Dios», sino [más bien que les diga]: «Sed espirituales ya que enseñáis la Escritura [Sagrada] y la estudiáis.» [12]

Debe enfatizar que los mensajeros son supremos en los limitados atributos humanos.

Y, en verdad, posees un nobilísimo carácter. [13]

Que los mensajeros son los modelos humanos.

Ciertamente, en el Mensajero de Dios tenéis un buen modelo para quien tiene su esperanza puesta en Dios y en el Último Día y recuerda mucho a Dios. [14]

De ahí que, aceptar una religión que describe a los mensajeros como borrachos, adúlteros o traidores, es un ejemplo analógico.

En cuanto a la religión en sí, debe incluir:

Una descripción para el Creador.

La religión correcta no describiría al Creador con lo que no se ajusta a Su gloria y grandeza. No lo mostraría como un animal o una piedra, o que fue engendrado o tiene hijos. Además, no lo presentaría como alguien que pudiera tener alguien semejante a él entre sus criaturas.

El Originador de los cielos y la Tierra. Ha hecho parejas para vosotros de vuestras propias almas y parejas del ganado. De ese modo Él os multiplica. No hay nada como Él. Él es Quien todo lo oye, Quien todo lo ve.[15]

¡Dios! ¡No hay más dios que Él! El Vivo, El Soporte de la Vida. No le afectan la somnolencia ni el sueño. A Él pertenece todo lo que existe en los cielos y en la Tierra. ¿Quién puede interceder por alguien ante Él, si no es con Su permiso? Él conoce lo que hay ante ellos y lo que hay tras ellos mientras que ellos no abarcan nada de Su conocimiento, excepto lo que Él quiera (enseñarles). Su Trono se extiende sobre los cielos y la Tierra y cuidar de ello no Le causa fatiga. Él es el Altísimo, El Inmenso. [16]

Debe mostrar el propósito de la existencia.

“Y no he creado a los genios y los humanos excepto para que Me adoren”.[17]

Di: «En verdad, yo soy un ser humano igual a vosotros. Me ha sido revelado que vuestro Dios es un Dios Único. Por tanto, quien tenga esperanza de encontrarse con su Señor que obre rectamente y que no asocie a nadie en la adoración a su Señor.» [18]

Las obligaciones de la religión deben estar dentro de las capacidades humanas.

Quiere Dios para vosotros la facilidad y no quiere para vosotros la dificultad,…[19]

Dios no responsabiliza a ninguna alma más allá de su capacidad,.. [20]

Dios quiere aligerar vuestra carga, pues el ser humano fue creado débil. [21]

Debe dar las pruebas racionales de la validez de los conceptos y hechos que presenta.

El mensaje debe darnos pruebas racionales claras y suficientes, para juzgar la validez de su contenido.

Entonces, encontramos que el Corán no solo ha dado tales pruebas mentales, sino que ha desafiado a los ateos y politeístas para que den pruebas de sus creencias.

Y dijeron: «Sólo entrará en el Jardín quien sea judío o cristiano.» Eso es lo que ellos quisieran. Di: «Aportad vuestras pruebas, si es que sois sinceros.» [22]

Quien invoca a otro dios junto a Dios no tiene razones para ello y, en verdad, la cuenta de sus actos está junto a su Señor. En verdad, Él no da el éxito a quienes no son creyentes. [23]

Di: «Observad lo que hay en los cielos y en la Tierra.» Pero las señales y las amonestaciones no benefician a la gente que no tiene fe.[24]

No debe haber contradicción entre los contenidos religiosos presentados en el mensaje.

¿Acaso no meditan el Corán? Si procediera de otro distinto que Dios, sin duda, habrían encontrado en él abundantes contradicciones. [25]

Él es quien hizo descender sobre ti la Escritura [Sagrada] en la que hay versículos unívocos que son como la Madre de la Escritura [Sagrada] y otros que son equívocos. Aquellos cuyos corazones están desviados siguen los que son equívocos, buscando crear problemas y pretendiendo interpretar su simbolismo. Pero su simbolismo sólo lo conoce Dios. Los arraigados en el conocimiento dicen: «Creemos en Él. Todo procede de nuestro Señor.» Pero no reflexionan más que los dotados de intelecto. [26]

Los textos religiosos no deben estar en conflicto con las leyes éticas humanas naturales.

Levanta, pues, tu rostro hacia la religión, como un buscador de la fe pura, siguiendo la naturaleza esencial en la que Dios ha creado a los seres humanos—En la creación de Dios no hay cambios. Esta es la verdadera religión, pero la mayoría de las personas no tienen conocimiento. [27]

Dios quiere aclararos las cosas y guiaros a las costumbres de los que existieron antes de vosotros para perdonaros. Dios es conocedor, sabio. Dios quiere perdonaros y aquellos que siguen a sus apetitos quieren que os desviéis completamente [28]

Los textos religiosos no deben estar en conflicto con la ciencia.

¿Acaso quienes no creen no ven que los cielos y la Tierra formaban un todo único y Nosotros los separamos e hicimos del agua toda cosa viva? ¿No creerán, pues? [29]

Los textos religiosos no deben aislarse de la vida cotidiana humana y la civilización moderna.

Di: «¿Quién prohíbe los adornos y los buenos alimentos que Dios ha creado para Sus criaturas?» Di: «Esto es para quienes creen, mientras dure su vida en este mundo, pero será solamente para ellos el Día del Levantamiento.» Así es como Nosotros explicamos nuestras indicaciones para la gente que tiene conocimiento y entendimiento.[30]

Los textos religiosos deben ser convenientes para cualquier lugar y momento.

…, hoy he completado vuestra religión y he consumado Mi bendición sobre vosotros y estoy satisfecho de haberos dado como creencia el Islam,…[31]

La universalidad del Mensaje.

Di: «¡Oh, gentes! Soy, en verdad, el Mensajero de Dios para todos vosotros. De Aquél a Quien pertenecen los cielos y la Tierra. No hay otro dios más que Él. Da la vida y da la muerte.» Así pues, creed en Dios y en Su Mensajero, el profeta iletrado, que cree en Dios y en Sus palabras. Seguidle para que así seáis bien guiados.  [32]

En conclusión, nos damos cuenta de que la grandeza de nuestro Creador, que se ha comunicado con Sus criaturas, y ha enviado mensajeros con Su verdadera religión celestial, a todos los seres humanos, con misericordia para que ellos puedan aliviar su sufrimiento. Pero mucha gente no se da cuenta de este hecho. Nos encontramos diferentes grupos de personas, uno en el que niegan el envío de mensajeros de Dios, otro en el que hicieron socios y aceptaron intermediarios en su relación con el Creador y siguieron diferentes formas de comunicarse con Él. Y uno más en el que sufrieron por las creencias de sus pueblos y terminaron abandonando la religión por completo.

La verdad que queremos probar aquí es que debe haber una religión. Primero porque el Creador es uno (pero con diferentes leyes y enfoques que se adaptan a las naciones), y finalmente, que la verdadera religión debe ser el Islam (que significa creer en un Dios y unificarlo en la adoración).

Porque, ¿cómo podría Dios aceptar cualquier otra religión? En la que el monoteísmo (sumisión creyendo en Él y adorándolo solo a Él), no sea un requisito. Si buscamos a lo largo de la historia, no encontraremos ninguna otra religión tan clara, tolerante y agradable como el Islam.


[1] (Corán 39: 67).

[2] (Corán 4: 165).

[3] (Corán 23:115).

[4] (Corán 21-16).

[5] (Corán 21:17).

[6] (Corán 3:83).

[7] (Corán 51:56).

[8] (Corán 4:125).

[9] (Corán 112).

[10] (Corán 20:13).

[11] (Corán 5-67).

[12] (Corán 3:79).

[13] (Corán 68:4).

[14] (Corán 33:21).

[15] (Corán 42:11).

[16] (Corán 2: 255).

[17]  (Corán 51:56).

[18] (Corán 18:110).

[19] (Corán 2:185).

[20]  (Corán 2: 286).

[21] (Corán 4:28).

[22] (Corán 2:111).

[23] (Corán 23:117).

[24] (Corán 10:101).

[25] (Corán 4:82). 

[26] (Corán 3:7).

[27] (Corán 30: 30).

[28] (Corán 4 :26- 27).

[29] (Corán 21:30).

[30] (Corán 7:32).

[31] (Corán 5:3).

[32]  (Corán 7:158).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page