Artículos

Darse cuanta del objetivo de la vida en tiempos de Corona

No hay vida que valga la pena vivir excepto la vida del Más Allá:

Siempre he estado luchando por entender completamente este dicho del Profeta Muhammad, que la paz sea con él. Quería salir de esta contradicción interna. Quería equilibrar entre ganar la felicidad para mí y para mis seres queridos en esta vida, pero, por otro lado, sé cuán grande es la felicidad en la vida del Más Allá. La lucha continuó hasta que mi padre enfermó. Vivía en África con mis hijos y mi esposo (que era delegado del proyecto de las Naciones Unidas). Estaba triste porque vivía lejos de mi padre que estaba muy enfermo. Seguí orando por su curación y felicidad en esta vida. Finalmente, murió. Tenía mucho dolor y tristeza, hasta que una noche vi un sueño que me hizo llorar de alegría. Lo vi acostado en una cama y me dijo: “Acércate”. Entonces, me acerque a él y luego dijo: “Estamos vivos aquí, no estamos muertos”. Luego señaló a su alrededor diciendo: “Mira, a los que están leyendo el Corán”. Exclamé: ¿Estás feliz?

Él respondió: “Estoy contentoooo”. Lo dijo con un tono muy largo. Todavía puedo escuchar su eco en mis oídos hasta ahora.

Me desperté feliz repitiendo: “No hay vida que valga la pena vivir excepto la vida del Más Allá”.   

El engaño del hombre contemporáneo:

Hay una hermosa historia de un físico estadounidense que una vez vino a visitar nuestro centro. Pasó dos horas discutiendo con mis compañeros en la biblioteca. Se trataba de probar la existencia de Dios que estaba negando sobre una base científica.

Escuché en silencio sin interferir hasta que mis compañeros se sintieron cansados. Fue una extremadamente obstinado. Todos abandonaron la biblioteca sin llegar a ningún resultado. Después de eso, el visitante me preguntó si podía persuadirlo de una manera científica de que Dios existe, y me preguntó si tenía conocimientos científicos.

Sonreí y dije: “¡Oh! Tengo un mejor conocimiento. ¡Conozco a Dios!”.

Refunfuñó: “No, no, por favor, insisto en que no hay Dios, pero hay ciencia”.

Le respondí: “No se puede simplemente refutar la existencia del autor porque llegó a conocer el libro. No son alternativas. La ciencia descubre las leyes del universo, pero no las creó, ¡Dios lo hizo!”.

Continué: “De todos modos, olvídate de la ciencia por ahora y cuéntamelo. Quieres convencerme de que Dios no existe. Entonces, ¿estás contento con esto? ¿Estás satisfecho contigo mismo?”.

Me sorprendió admitiendo: “Nunca, nunca me he sentido feliz en mi vida. Soy miserable y no sé qué hacer, entonces lloró”.

Le respondí: “Haz lo que te haga feliz”. “¿Conoce la Ley de la atracción, la ley que significa que cada uno obtiene lo que espera?”

Él respondió sorprendentemente: “¿Crees en esta ley?”

Dije: “La conozco, pero no creo en ella”. “Creo en una más grande que es el buen pensar en Dios”. “Creemos que Dios el Creador nos creó para tener misericordia de nosotros y no para torturarnos”. “Creemos que Él preparó para nosotros un Paraíso cuya anchura son los Cielos y la Tierra, por lo que obtendremos lo que esperamos si obedecemos Sus órdenes”. “Sin embargo, si uno cree que él es nada y que vino de la nada entonces también cree que terminará sin nada”. “Por lo tanto, tal vez será peor de lo que esperaba”. “¿Acepta (Nada) como respuesta de su hijo cuando usted le pregunta qué quiere ser cuando sea mayor?” “No lo aceptará y tratará de todas las formas posibles e imposibles de instarlo a estudiar, trabajar y hacer todo lo posible para ser una persona mejor, importante y valiosa en el futuro”.

Pronunció: “Me siento perdido”.

Le respondí: “Permanecerá perdido hasta que finalmente regrese a Dios, al igual que un niño perdido nunca encontrará la paz y la felicidad hasta que encuentre a su madre”.

Conmovido por mis palabras, dijo: “¿Alguien puede convertirse en musulmán?”.

Dije: “Por supuesto”. “El Islam es la religión de la naturaleza”.

Él preguntó: “¿Solo tengo que creer en Dios?”

Respondí: “También tienes que creer en Sus mensajeros y profetas; desde el Profeta Adán hasta el Profeta Muhammad, y creer en la vida del Más Allá”.

Él estuvo de acuerdo: “Sí, sí”.

Continué: “También tienes que aceptar a Jesús, que la paz sea con él, como un mensajero, no como un Dios o como el hijo de Dios.

Dijo con entusiasmo: “No, Jesús no es Dios, es un Profeta”.

El punto aquí es que el hombre debe mirarse a sí mismo primero antes de volverse engreído y alejarse de la verdad. A pesar de cómo se desarrolló la tecnología a nuestro alrededor, todavía no somos capaces de convertirnos en criaturas mortales o incluso de ser criaturas independientes que no necesitan comida, bebida, aire o incluso no ir al baño.

El hombre se esfuerza por buscar en todo el universo la felicidad y la continuidad en la vida, aunque sabe con certeza que no puede viajar a la luna sin trajes especiales y en naves espaciales especiales por miedo a la muerte.

Di: “¡[Seréis resucitados, aunque] seáis piedras o hierro, o cualquier [otra] sustancia que os parezca aún más alejada [de la vida]!” Y [si] entonces preguntan: “¿Quién nos devolverá [a la vida]?” –di: “Aquel que os dio la vida por primera vez. “Y [si] entonces mueven sus cabezas [de incredulidad] y preguntan: “¿Cuando será eso?” –di: “Puede que sea pronto. [1]

Según el secularismo, Charles Taylor describe cómo la sociedad occidental considera al hombre como el centro del universo. En otras palabras, el laicista se considera a sí mismo como el amo del universo y que todo lo que no puede ver, no existe.

No es sorprendente que las sociedades occidentales, a pesar de tener todos los medios de comodidad, se enfrenten a dificultades para hacer frente al mal. Entonces, los exuberantes se suicidan en su mayoría cuando enfrentan cualquier problema.

Víctor Frankl dijo: “Hoy la gente tiene todos los medios de vida, pero sin sentido de la vida en sí misma, lo que hace que la vida se convierta en una prisión que mantiene a la gente corriendo entre los muros de la vida y la muerte. Tienen miedo de cada bocado, en una vida sin sentido, donde cada dolor o dificultad es inexplicable, inevitable e inclasificable. Es solo una especie de caos y tragedia “.

El propósito principal de la vida no es disfrutar de una sensación temporal de felicidad, sino lograr una paz interior y profunda que se obtiene al conocer y adorar a Dios. El logro de este objetivo conducirá finalmente a la dicha eterna y a la verdadera felicidad. Entonces, si este es nuestro objetivo, enfrentaremos todos los problemas para lograrlo.

¿Te imaginas a una persona que nunca tenga dificultades o dolores? Según su vida de lujo, se olvidará de Dios por completo. Por lo tanto, no logrará alcanzar el fin para el que fue creado en primer lugar. Compare esto con otra persona cuyas experiencias dolorosas lo llevaron a Dios y a lograr su objetivo. Desde un punto de vista islámico, la persona que sufre conoce mejor a Dios y está más cerca de Él que otra persona que se olvida de Dios porque no sufre. Cada ser humano tiene un objetivo que generalmente se basa en sus creencias. Lo que encontramos en la religión, pero no en la ciencia es la causa y la meta que busca el hombre. Así, la religión explica la razón por la que fuimos creados, pero la ciencia es solo un medio.

Cuando el hombre se inclina hacia la religión, lo más aterrador para él es la privación del disfrute de los placeres de la vida. Para la mayoría de la gente, ser religioso significa dejar de hacer lo que ha venido haciendo toda su vida; todo está prohibido. Este es el juicio falso que aleja a la gente de la religión. El Islam corrige este error; nos dice que todo está permitido y que las cosas prohibidas son pocas. El Islam nos invita a fusionarnos en la sociedad y equilibrar las necesidades espirituales, físicas y los derechos de los demás. Entonces, uno de los grandes desafíos que enfrentan las sociedades irreligiosas es cómo lidiar con el mal y las malas acciones. No encontrará nada más que hacer que llevar a cabo duros castigos.

El valor de la vida presente:

Los profesores realizan pruebas para diferenciar las aptitudes y conocimientos de los estudiantes y mediante sus calificaciones otorgan los títulos correspondientes antes de pasar a una nueva parte de la vida. A pesar de lo corto que sea el examen, evalúa el destino del estudiante; este mismo procedimiento se aplica a esta vida mundana. Esta vida es una prueba corta para que las personas sean clasificadas en grados para cuando se enfrenten al más allá. El hombre sale de la vida solo con sus obras, no se lleva ninguna de sus propiedades. Por lo tanto, las personas deben darse cuenta de que deben actuar en esta vida para obtener las recompensas y los altos grados en el más allá.

La gente ha olvidado el verdadero significado de la vida mientras se quejaban continuamente del Virus Corona. Dios nos envió una prueba. El dolor y los problemas son parte de la prueba. Pasar la prueba facilitará el camino a la dicha eterna en el Paraíso.

Aquel que ha creado la muerte y la vida, para probaros [y así poner de manifiesto] quién observa la mejor conducta, y [haceros ver que] Él solo es todopoderoso, realmente indulgente.[2]

Los ateos malinterpretan nuestro objetivo de la vida como una prueba para nuestro comportamiento y nuestras obras. Por ejemplo, ¿cómo podríamos desarrollar la paciencia si no enfrentamos experiencias que necesitan paciencia? ¿Cómo podríamos desarrollar el coraje si no nos enfrentamos a los riesgos? ¿Cómo podríamos tener misericordia el uno del otro si no hubiera alguien que lo necesitara?

Recuerdo que siempre he estado repitiendo: “(Oh Dios, concédeme sabiduría, que, si me ha sido dada, habré recibido mucho bien)”. Después de mudarme a África, encontré muchas dificultades. Insistí en criar a mis hijos en un entorno religioso por el camino recto, sin que se volvieran introvertidos. Esto me hizo adquirir mucha sabiduría. Más tarde, me di cuenta de que Dios ha respondido a mis oraciones.

Entonces, ¿por qué la prueba?

Algunas personas dicen: Si Dios es misericordioso, ¿por qué no nos deja entrar a todos en el Paraíso?

En realidad, Dios quiere que todos seamos religiosos.

Si sois ingratos –ciertamente, Dios no necesita de vosotros; aun así, no aprueba la ingratitud en Sus siervos: pero, si os mostráis agradecidos, Le agrada por vosotros. Y nadie habrá de cargar con la carga de otro. En su momento, habréis de retornar todos a vuestro Sustentador, y entonces Él os hará entender [realmente] todo lo que hacíais [en vida]: pues, en verdad, Él conoce bien lo que hay en los corazones [de los hombres]. [3]

Sin embargo, si nos envía a todos al Paraíso, no será justo. Tratará a Moisés como a un faraón; toda la gente mala e inocente entrará al Paraíso como si nada hubiera pasado en la vida mundana. Necesitamos un criterio que decida quién merece el Paraíso. Una de las cosas hermosas de la religión islámica es que nuestro Creador (que nos conoce mejor que nosotros mismos) nos dijo que teníamos todo lo que necesitamos para superar estas pruebas.

Dios no impone a nadie sino en la medida de su capacidad…[4]

Sin embargo, si no podemos superar estas dificultades después de hacer nuestro mejor esfuerzo, la misericordia y la justicia de Dios garantizarán que recibamos compensación de alguna manera, ya sea en esta vida o en la vida eterna que está por venir.

Conociendo a Dios en los buenos y malos momentos:

Una vez estuve en una reunión con un administrador de una fundación internacional argentina. Mis compañeros me aconsejaron que no le hablara de religión porque es un tema espinoso, pero me negué y dije: “No sé qué hacer aparte de hablar de religión”. Yo era su única opción porque era la única que hablaba español. Comencé la conversación mencionando la grandeza y la Unicidad del Creador y haciendo una simple comparación entre las diversas religiones. Destaqué que el monoteísmo es el anillo perdido que podría unificar naciones. Me sorprendió con su rostro sonrojado y sus lágrimas diciendo: “Ustedes los musulmanes son mucho mejores que nosotros”.

Yo respondí: “¿Por qué?”.

Él respondió: “Regresas a Dios en los buenos y en los malos momentos, pero no lo hacemos excepto en los problemas”. “Estamos apegados a la vida presente mientras ustedes están apegados al Más Allá”.

Dije: “Entonces, las dificultades son una bendición para ustedes”.

Estaba conmovido.

Los humanos olvidamos rápidamente por varias razones. Una de estas razones es la comodidad y la dicha. Es por eso que Dios a veces interrumpe la dulzura de la vida con algunas tribulaciones cuando nos aferramos a su lujo, y olvidamos nuestro objetivo principal por el cual vinimos a este mundo.

Continué: “Esta vida es una prueba. El hombre sale de ella con un certificado de ‘aprobado’ o ‘reprobado’”. Si alguien dice que le gusta su vida, es como si estuviera diciendo que le gusta el examen y no quiere obtener el certificado.

Así, amar esta vida es el origen de todo mal, y así es como el Hombre está encerrado en un laberinto. No puede comprender la existencia de estas dos contradicciones.

La prueba en esta vida consiste en probar sus acciones mediante la bondad o la maldad. Por lo general, cuando el hombre es probado por la bondad, se apega más a esta vida mundana y pierde la conexión con su Creador. A diferencia de cuando es probado por la maldad, se apega más a Dios. Una persona no es consciente de que la prueba del mal puede beneficiarla más que perjudicarla en este mundo.

El ejemplo más obvio es lo que le sucedió al hombre cuando desarrolló la ciencia y la tecnología. Se olvidó de la religión, de Dios e incluso de otras personas a su alrededor.

El mal no es necesariamente creado por el hombre, pero aún así lo afecta de alguna manera. La propagación de enfermedades, terremotos y volcanes es un mal para los seres humanos, pero en realidad preservan el equilibrio ecológico. Además, Dios les da a las personas los medios para enfrentar estos incidentes. Recientemente, el hombre ha estado expuesto al coronavirus, que interrumpió el movimiento de la vida en muchos aspectos. Entonces, el hombre se volvió más ansioso por ayudar a los demás, y la gente se unió, incluso los enemigos se apartaron de su problema para encontrar una solución a este peligro que los amenazaba a todos. Parece como si este peligro estuviera beneficiando a los seres humanos especialmente cuando cesaron las guerras civiles. Escuchamos el llamado de oración “Allah es el Más Grande” en algunos lugares en los que nunca imaginamos escucharlo, como si este virus descubriera el velo de sus corazones.

¡Sabed [Oh hombres] que esta vida es sólo juego y distracción, y un hermoso espectáculo, y [motivo para] vuestra jactanciosa rivalidad unos con otros, y [vuestro] afán por más riqueza e hijos! Su parábola es la de la lluvia [vivificante]: la vegetación que hace crecer complace a los labradores; pero luego se marchita y la ves amarillear, y al final queda convertida en paja. Pero [la realidad permanente de la condición humana se hará patente] en la Otra Vida: [ya sea] el castigo severo, o el perdón de Dios y Su complacencia: pues esta vida no es más que el disfrute pasajero de un engaño. [5]

Así como sabemos que la vida mundana es un lugar de prueba y aflicción.  Esta vida está llena de contradicciones: enfermedad y cura, mal y bondad, calor y frío, día y noche, vida y muerte, etc. También sabemos que el hombre tiene su propio libre albedrío para elegir.

Dios no plantó el mal en el alma humana, pero Dios plantó el libre albedrío para elegir entre el mal y el bien. El hombre elegirá libremente y Dios finalmente juzgará.

y por un alma y Quien la creo de forma armoniosa y equilibrada, (7) inspirándole lo que la corrompe y el temor que la mantiene a salvo: (8) Ciertamente, habrá triunfado quien la purifique [6]

Y di: «La Verdad procede de vuestro Señor, por tanto, quien quiera que crea y quien quiera que no crea.»[7]

Una era de anafilaxia:

El mal y la bondad son inseparables a través de las épocas. Se ha notado que la gente se vuelve más sensible al mal hoy en día. Esto se debe a la vida cómoda que vive la gente ahora. El dicho común “para una vida mejor y más larga” se convirtió en nuestro lema después de que llegamos a la luna. Entonces, se volvió normal que las personas se volvieran más sensibles al ver las lágrimas de los niños, al sentir la debilidad del anciano y al escuchar los gritos de los enfermos.

Excelencia humana:

Dios sabe que el hombre tiende a ser holgazán y descuidar las cosas, por eso a veces intenta despertarnos. Las personas tienen muchos rasgos buenos que se manifiestan claramente a través de las dificultades. El problema revela coraje, generosidad, hermandad y desinterés, incluso con los animales. Aflicciones como el orfanato, la falta de vivienda o el hambre sacan al mundo a muchas personas buenas, así como a héroes magníficos que nos rodean, cuyo dolor y sufrimiento despiertan sus virtudes y les permiten hacer historia. Incluso en nuestra vida personal, después de cada fracaso, comenzamos de nuevo. Dios, al cerrar nuestro camino, solo nos está dando una señal para cambiar nuestro rumbo. Entonces, al tratar de resolver un problema, debemos darnos cuenta de que nuestro problema no son esas nubes oscuras y lúgubres que nos persiguen, sino que son realmente nuestros párpados pesados ​​los que nos impiden ver la luz del sol. Dios refresca periódicamente nuestras vidas a través de las dificultades.

Por lo tanto, tan pronto como las personas despiertan de su negligencia, se dan cuenta del verdadero significado de su existencia y sienten la necesidad de vivir para lograr metas más grandes e importantes. Entonces, podemos decir que este “mal” planta la excelencia humana.

A través de las dificultades, las personas no solo descubren sus objetivos, sino que también viven con Dios, para Dios y por Dios en esta vida y en la vida posterior.

La felicidad de esta vida y del Más Allá:

Una vez un ateo me preguntó acerca de la necesidad del hombre de creer en Dios, y si es suficiente que la gente tenga moral, valores y relaciones de respeto mutuo para controlarse. Le dije que no tiene sentido respetar y amar a tus compañeros de trabajo mientras descuidas tu relación con tu jefe. Para obtener bondad en nuestra vida tenemos que fortalecerla con nuestro Creador.

Además, ¿cuál podría ser nuestra motivación para tener moral y valores? ¿Respetar las leyes o respetar a los demás? Si la respuesta es la aplicación de las leyes, entonces argumentaremos que la ley no está disponible ni en todos los lugares ni en todo momento. No basta con resolver todos nuestros problemas locales y nacionales. Muchas personas cometen delitos y las malas acciones están alejadas de los demás y de la ley. Todas las religiones que nos rodean demuestran claramente cuánto las necesitan las personas en sus vidas. Las necesitamos para organizar y disciplinar nuestros comportamientos sobre una base religiosa que no se puede encubrir ni ocultar.

La necesidad de la religión se prueba por la presencia de muchas religiones, a las que recurren la mayoría de las naciones del mundo para regular sus vidas y controlar el comportamiento de su gente sobre la base de la religión o de la ley. Como sabemos, el único criterio para una persona es su creencia religiosa en ausencia de la ley, ya que la ley no puede existir con una persona en todo momento y en todo lugar.

El único elemento disuasorio que puede afectar a una persona es su creencia interna de que está siendo observado y responsabilizado por sus actos, y esta creencia está grabada y firme en su conciencia. Cuando la persona está involucrada en un acto incorrecto, trata de ocultarlo porque tiene un instinto con el que puede diferenciar entre el bien y el mal; de ahí que sabe decir que este acto es indignante y que el sentido común lo desaprueba. Todo esto prueba la existencia de la religión y la creencia en las profundidades de la psique humana.

La religión llena el vacío que las leyes no cubren. Las leyes creadas por el hombre no pueden llenar ni unir las mentes y los corazones en diferentes momentos y lugares.

La motivación o el impulso de una persona para hacer el bien difiere de una persona a otra. Cada persona tiene sus propios motivos e intereses para hacer o adherirse a una ética o valores específicos.

Castigo: Puede evitar que las personas se hagan daño entre sí.

Recompensa: Puede animar a las personas a comportarse bien.

Autoestima: Puede controlar los deseos del hombre como lo que uno ama hoy puede odiar mañana.

La restricción religiosa: Conocer y temer a Dios es la motivación fuerte y eficaz.

La religión tiene una gran influencia para mover los sentimientos y emociones de las personas, ya sea de manera positiva o negativa. Esto indica que el origen del instinto de las personas se basa en el conocimiento de Dios, y puede ser utilizado en muchos casos de forma intencionada o no intencionada como motivo para cambiarlo. Esto nos lleva al peligro de la religión en la conciencia de una persona, porque está relacionada con su Señor.

Ibn al-Qayyim dijo[8]:

“En el corazón hay un desorden; no se puede acumular a menos que nos dirijamos a Dios, y sobre Él está la desolación. No se eliminará a menos que el hombre se quede solo con Él en su soledad. Una tristeza existe dentro del corazón; no desaparecerá a menos que reconozcamos el placer de conocerlo y nuestro trato sincero con Él. Una ansiedad también existe dentro del corazón; no desaparecerá a menos que nos encontremos con Él y escapemos de Él hacia Él. Hay un fuego de angustia, no se extinguirá a menos que estemos satisfechos con el destino, Sus mandamientos y lo que sea que Él nos prohibió, y que tengamos paciencia en eso hasta el momento de Su encuentro después de la muerte. Hay una petición fuerte: la petición no se sostiene sin que Dios sea el único requerido. Una necesidad existe dentro del corazón; solo Su amor, Su constante recuerdo y devoción a Él pueden llenar esta necesidad, e incluso si uno obtiene el mundo y todo lo que hay en él, ¡esa necesidad nunca será satisfecha! “


[1] (corán 17:50-51).

[2] (corán 67:2).

[3] (corán 39:7).

[4] (corán 2:286).

[5] (corán 57:20).

[6] (corán 91:7:9).

[7] (corán  18:29).  

[8] Erudito islámico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page