Articles

Sabiduría divina

Beach Sun Nature #6928549

El Corán usa historias y narrativas profundas para inculcar esta comprensión. Tomemos, por ejemplo, la historia de Moisés y un hombre que conoce durante uno de sus viajes, conocido como Khadr.

Moisés lo observa hacer cosas que parecen injustas y malvadas, pero al final de su viaje, la sabiduría a la que Moisés no tuvo acceso se revela:

y encontraron a uno de Nuestros siervos, a quien habíamos dado una gracia Nuestra y a quien habíamos impartido un conocimiento [procedente] de Nosotros. Moisés le dijo: “¿Puedo seguirte para que me impartas algo de esa consciencia de lo correcto que te ha sido impartida?” [El otro] respondió: “En verdad, tú no podrás tener paciencia conmigo — pues, ¿cómo podrás ser paciente con algo que no puedes abarcar dentro de la experiencia [que posees] ?”  [Moisés] respondió: “¡Verás, si Dios quiere, que soy paciente; y no te desobedeceré en nada!” [El sabio] dijo: “Bueno, pues si has de seguirme, no me preguntes acerca de nada [de lo que haga] hasta que yo te lo mencione. Y partieron juntos hasta que [alcanzaron la costa; y] cuando hubieron desembarcado del barco [en el que habían cruzado], el sabio le hizo un agujero –[ante esto, Moisés] exclamó: “¿Le has hecho un agujero para que se ahoguen los que estén [viajando] en él? ¡En verdad, has hecho algo grave!” Respondió: “¿No te dije que no podrías tener paciencia conmigo?” [Moisés] dijo: “No tomes en cuenta este olvido mío, y no seas severo conmigo por lo que he hecho!” Y partieron juntos hasta que encontraron a un muchacho y [el sabio] lo mató –[ante esto, Moisés] exclamó: “¿Has matado a un ser humano inocente sin [que él haya tomado] la vida de otro? ¡En verdad, has hecho algo terrible!”  Respondió: “¿No te dije que no podrías tener paciencia conmigo?”  [Moisés] dijo: “Si volviera a preguntarte acerca de algo después de esto, no me admitas por compañía: [pues] ya has oído suficientes excusas por mi parte.” Y partieron juntos hasta que habiendo encontrado a las gentes de una aldea, les pidieron algo de comer; pero ellos se negaron a darles hospitalidad. Y vieron en esa [aldea] un muro que amenazaba derrumbarse, y [el sabio] lo reparó –[ante esto, Moisés] dijo: “Si hubieras querido, podrías ciertamente haber conseguido [al menos] que te pagaran por ello.”  [El sabio] replicó: “Aquí es donde nos separamos tú y yo. [Y ahora] te informaré del significado real de todos [esos sucesos] ante los que no supiste ser paciente:  “En cuanto al barco, pertenecía a unos pobres que trabajaban en el mar –y quise dañarlo porque [supe que] estaba detrás de ellos un rey que confisca todos los barcos por la fuerza. “Y en cuanto al muchacho, sus padres eran [verdaderos] creyentes –y teníamos razones para temer que fuera a causarles pesar con [su] excesiva maldad y [su] rechazo de la verdad:  y quisimos que su Sustentador les diera a cambio un [hijo] más puro que él y más inclinado a la compasión. “Y en cuanto al muro, pertenecía a dos muchachos huérfanos [que viven] en la ciudad, y bajo él está [enterrado] un tesoro que les pertenece [por derecho]. Pues habiendo sido su padre un hombre justo, quiso tu Sustentador que al alcanzar la mayoría de edad extrajeran su tesoro por la gracia de tu Sustentador. “Y no hice [nada de] esto por iniciativa propia: este es el significado real de todos [esos sucesos] ante los que no supiste ser paciente”. (Corán 18:65-82)

Esta historia no solo contrasta nuestra sabiduría limitada con la de Dios, sino que también ofrece lecciones importantes y conocimientos espirituales.

La primera lección:

Para entender la voluntad de Dios, uno tiene que ser humilde. Moisés se acercó al hombre y supo que tenía un conocimiento divinamente inspirado que Dios no le había dado a Moisés. Moisés pidió humildemente aprender de él, pero el hombre respondió cuestionando su capacidad de ser paciente; sin embargo, Moisés insistió y quiso aprender. (El estado espiritual de Moisés es muy alto según la tradición islámica. Era un Profeta y mensajero, pero se acercó al hombre con humildad).

La segunda lección:

Es que se requiere paciencia para lidiar emocional y psicológicamente con el sufrimiento y el mal en el mundo.

El hombre sabía que Moisés no sería paciente con él porque haría cosas que Moisés consideraba malvadas. Moisés trató de ser paciente, pero siempre cuestionó las acciones del hombre y expresó su enojo por el mal percibido. Al final de la historia, sin embargo, el hombre explicó la sabiduría divina detrás de sus acciones después de proclamar que Moisés no podía ser paciente. Lo que aprendemos de esta historia es que tenemos que ser humildes y pacientes para lidiar con el mal y el sufrimiento en el mundo, incluida nuestra incapacidad para comprenderlo. El hombre fue a quien Dios le había dado conocimiento de la realidad detrás del mal percibido y el sufrimiento, y no se lo había dado a Moisés. Con referencia a la declaración “No podrás soportarme pacientemente.”

Como si el hombre dijera: ‘No podrás acompañarme si me ves haciendo cosas que están en contra de tu ley porque sé por Dios que él no te enseñó, y sabes de Dios que él no me enseñó.

En esencia, la sabiduría de Dios es ilimitada y completa, mientras que nosotros tenemos sabiduría y conocimiento limitados. Otra forma de decirlo es que Dios tiene la totalidad de la sabiduría y el conocimiento; Solo tenemos sus detalles. Vemos las cosas desde la perspectiva de nuestro punto de vista fragmentario. Caer en la trampa del egocentrismo es como creer que conoces todo el rompecabezas después de solo ver una pieza.

La opinión de que todo lo que sucede está de acuerdo con la sabiduría divina es enriquecedora y positiva. Esto se debe a que la sabiduría de Dios no contradice otros aspectos de su naturaleza, como la perfección y la bondad. Por lo tanto, el mal y el sufrimiento son, en última instancia, parte de un propósito divino.

Entre muchos otros estudiosos clásicos, el erudito Ibn Taymiyya del siglo XIV resume bien este punto: ‘Dios no crea el mal puro. Más bien, en todo lo que Él crea, existe un propósito sabio debido a lo que es bueno. Sin embargo, puede haber algo malo para algunas personas, y este es un mal parcial y relativo. En cuanto al mal total o al mal absoluto, el Señor se libera de él.”

Esto no niega el concepto de verdades morales objetivas. Incluso si todo está en armonía con la bondad suprema y el mal es “partidista”, no socava el concepto del mal objetivo. El mal objetivo no es lo mismo que el mal absoluto, sino que se basa en un contexto específico o en un conjunto de variables. Algo puede ser objetivamente malo debido a ciertas variables o relaciones, y al mismo tiempo puede recibirse con un propósito divino supremo que es bueno y sabio.

Esto crea reacciones psicológicas positivas de los creyentes porque todo mal y sufrimiento que ocurre tiene un propósito divino. Ibn Taymiyya también resume este punto: “Si Dios, exaltado, es creador de todo, crea el bien y el mal por el sabio propósito que tiene en él, por lo que sus acciones son buenas y perfectas.”

Henri Laoust en su ensayo sobre las doctrinas sociales y políticas de Taki-d-Din Ahmad b. Taimiya también explica esta posición:

“Dios es esencialmente providencia. El mal no tiene existencia real en el mundo. Todo lo que Dios ha querido solo puede corresponder a la justicia soberana y a la bondad infinita, siempre que se vea desde el punto de vista del todo y no desde el punto de vista del conocimiento fragmentario e imperfecto que sus criaturas tienen sobre la realidad “.

Independientemente de la discusión hasta ahora, la principal objeción que normalmente sigue es “pero Dios podría crear un mundo sin sufrimiento”. Este reclamo es solo un reempaque del argumento original; En otras palabras, ¿por qué Dios creó el mal y el sufrimiento? Por lo tanto, se aplica la misma respuesta: “Divina Sabiduría”. Quien hace esta objeción lo hace porque no puede entender por qué hay maldad y sufrimiento, y cree que un Dios misericordioso y poderoso debería prevenir todo mal y sufrimiento. Sin embargo, esto ya se ha explicado en este artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page