Artículos

El sufrimiento de las personas inocentes es temporal

Qué es la luz? Definición, características y propiedades - Como ...

Incluso se puede observar que, aun cuando es posible alcanzar metas mucho más grandes, algunas personas aún sufren sin experimentar alivio. Por lo tanto, en el Islam, Dios no solo justifica el mal y el sufrimiento en este mundo, sino que también los recompensa. Al final, todos los creyentes que han sufrido y han sido inocentes recibirán la dicha eterna, y todo el sufrimiento que han tenido, incluso si han sufrido toda su vida, será olvidado para siempre. El Profeta Muhammad dijo:

“… la persona que ha sufrido el mayor sufrimiento en el mundo de aquellos destinados al paraíso es criada y solo se sumerge en el paraíso por un momento. Luego se le pregunta: ‘Oh hijo de Adán, ¿has sufrido alguna vez? “¿Alguna vez ha experimentado alguna dificultad en su vida?”, Él contestará: “No, señor, por Dios. Nunca he sufrido. Nunca he visto dificultades.” [1]

Perspectivas espirituales

El mal no tiene ningún propósito en el ateísmo. Es una de las fuerzas ciegas del mundo que selecciona a su presa indiscriminadamente. Los que son víctimas del sufrimiento y el mal no tienen perspectivas emocionales y racionales para aliviar su sufrimiento o poner sus experiencias en contexto. Alguien podría haber sufrido toda su vida y terminar en la tumba. Todo su sufrimiento, sacrificio y dolor no tendrían absolutamente ningún significado. El mal ocurre debido a procesos físicos pasados, y aquellos que experimentan el mal no tienen ningún recurso para justificarlo o entender su finalidad. No puedes atribuirle una voluntad humana o divina porque todo se reduce a eventos físicos invisibles, accidentales y no racionales. Entonces, las implicaciones lógicas del ateísmo son bastante deprimentes.

Las enseñanzas islámicas contienen una gran cantidad de conceptos, principios e ideas que facilitan la vida del creyente. El Profeta Muhammad fortaleció a los fieles con esperanza y paciencia. Todo el sufrimiento que enfrentamos es un medio de limpieza spiritual que nos lleva al paraíso donde olvidaremos todo el dolor que hayamos experimentado:

“Ninguna desgracia golpea a un musulmán, sino que Dios remedia algunos de sus pecados a pesar de que fue el aguijón que recibe de una espina.”[2]

“El asunto del creyente es asombroso, en verdad, todos sus asuntos son buenos, y esto es para nadie excepto el creyente. Si algo bueno / feliz le sucede, él está agradecido y eso es bueno para él. Si algo le sucedió a él es paciente y eso es bueno para él.” [3]

Incluso los desastres naturales y las enfermedades mortales se ven con los ojos de la esperanza, la misericordia y el perdón. La perspectiva islámica sobre la enfermedad es que es una forma de limpieza que brinda al enfermo felicidad eterna en el paraíso.

El Profeta Muhammad alentó a los creyentes a alimentar a los hambrientos, visitar a los enfermos y liberar a los prisioneros.

Los que cuidan a los enfermos son recompensados con misericordia y perdón, y finalmente con el paraíso. Hay muchas enseñanzas proféticas que explican estos puntos con más detalle. Por ejemplo, el Profeta Muhammad dijo que un creyente que muere de peste o padece una enfermedad estomacal es considerado un mártir y todos los mártires van al paraíso. Dios recompensa con misericordia y bendiciones a aquellos que visitan y cuidan a los enfermos.

El Profeta Muhammad dijo: Cualquiera que visite a una persona enferma “se hunde en la misericordia hasta que se sienta, y cuando se sienta, está inmerso en él”.

Una narrativa conmovedora y poderosa del Profeta Muhammad nos enseña que aquellos que visiten a los enfermos encontrarán a Dios en ellos:

En verdad, en el día del juicio, Dios el Exaltado y Glorioso dirá, ‘¡Hijo de Adán! Me enfermé, pero no me visitaste.

“El hombre preguntará: ‘¡Oh, mi sustentador! ¿Cómo podría visitarte si eres el sustentador de los mundos? ¿Y cómo puedes enfermarte? “Él, Todopoderoso, dirá:” ¿No sabías que uno de mis sirvientes estaba enfermo? Pero no lo visitaste. ¿No sabías que me hubieras encontrado a su lado si lo hubieras visitado?”

Incluso en el caso de desastres naturales como los tsunamis, las víctimas creyentes serían consideradas como personas en el paraíso, ya que la muerte por ahogamiento se considera martirio en las enseñanzas islámicas. El Profeta Muhammad dijo en este contexto: “Quien se ahoga es un mártir”. Los eruditos islámicos concluyen que un creyente que murió como resultado de un terremoto durante el mismo, (algunos incluso lo extienden a un avión o un accidente automovilístico), son considerados personas paradisíacas. El Profeta Muhammaddijo que uno de los mártires incluye “al que murió en un edificio derrumbado”.


[1] Sahih Muslim

[2] Sahih AlBukhari

[3] Sahih Muslim

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page