Artículos

¿Cómo debe ser la religión de Dios? -Parte 2-

La religión de Dios debe proporcionar respuestas a las preguntas que parecen no tener explicación:

La gente siempre tiene muchas preguntas y busca respuestas a estas preguntas. El Islam es la única religión que da respuestas.

No hay nada en el Islam que lleve a las personas al ateísmo. No hay ningún Secreto que confunda la mente. El islam es simple y profundo.

Podemos discutir algunas preguntas que las personas pueden tener aquí:

La existencia del mal:

Finalmente, el problema del mal es un problema para los ateos. Para los creyentes en Dios, la existencia del mal no implica un problema, ni los hace desesperar.

Los ateos que cuestionan por qué existe el mal también revelan numerosas fallas en su cosmovisión. Primero, preguntar “por qué” implica que uno supone que debería haber una explicación, evidenciando la creencia subconsciente de todas las personas de que nuestras vidas tienen sentido. De lo contrario, todos nos rendiríamos a un nihilismo que es indiferente al bien y al mal. En segundo lugar, preguntar “¿Por qué existe el mal?” revela que nos vemos a nosotros mismos como criaturas morales. Sin embargo, esta cualidad inmaterial de la moralidad no tiene cabida en la visión de los ateos de que solo lo tangible es real. Tercero, preguntar “¿Por qué existe el mal?” revela que uno percibe el mal como una anormalidad y el bien como la norma predominante. Por lo tanto, antes de preguntar “¿Por qué hay mal?” las personas justas y racionales deberían hacer preguntas como “¿Por qué importa el bien? “¿Qué es bueno?” y “¿Por qué hay tanto bien?”

Cuestionar la existencia del bien es una pregunta mucho más valiosa, ya que solo después de identificar el principio dominante se pueden entender las excepciones a ese principio. La gente vería para siempre las leyes extraordinarias de la física, la química y la biología como incoherentes si comenzaran a estudiar estas ciencias con las raras excepciones que se desvían de ellas. Del mismo modo, los ateos nunca podrán superar la “roca del mal” hasta que encuentren la humildad de reconocer que el mal es la excepción en un mundo de innumerables fenómenos que son buenos, ordenados y hermosos. Consideremos los períodos de enfermedad versus los de salud a lo largo de la vida promedio, o aquellos esquemas deteriorados versus los funcionales en toda la raza humana, o los momentos en que las arterias fluyen versus se obstruyen a lo largo de nuestras vidas, o las décadas de prosperidad versus las de ruina para una civilización promedio, o los siglos de latencia versus la erupción de volcanes, o los milenios de no colisión entre planetas. ¿De dónde viene todo este bien prevalente?

  • La energía y la materia nadando en un mundo de caos y coincidencia nunca podrían producir un mundo donde el valor predeterminado fuera bueno. Irónicamente, el empirismo científico lo atestigua: la segunda ley de la termodinámica establece que la entropía total (grado de desorden o aleatoriedad) en un sistema aislado sin influencia externa siempre aumentará y que este proceso es irreversible.
  • En otras palabras, las cosas organizadas siempre se descompondrán y se disiparán a menos que algo del exterior las mantenga unidas. Como tal, las fuerzas termodinámicas nunca podrían haber producido nada bueno por sí mismas, ni serían tan extensas como son, sin que el Creador organizara estos fenómenos aparentemente caóticos y aleatorios en las cosas maravillosas que experimentamos como belleza, sabiduría, alegría y amor. Solo después de establecer que la norma es buena podemos esperar captar la excepción del mal.

El problema del mal radica en cómo conciliar la existencia del mal con un Dios omnipotente, omnibenevolente y omnisciente o como lo expresa la primera presentación conocida del filósofo griego Epicuro:

  • ¿Está Dios dispuesto a prevenir el mal, pero no puede? Entonces él no es omnipotente.
  • ¿Es capaz, pero no está dispuesto? Entonces él es malévolo.
  • ¿Es capaz y dispuesto? Entonces, ¿de dónde viene el mal?

El argumento del mal y el sufrimiento es muy débil, porque se basa en dos estatutos principales supuestamente falsos.

El primero se refiere a la naturaleza de Dios. Implica que Dios es solo El Misericordioso y Todopoderoso, aislando así dos atributos e ignorando otros que el Corán ha revelado acerca de Dios.

Segundo La segunda suposición es que Dios nos ha provisto sin razones por las cuales ha permitido que exista el mal y el sufrimiento.

Esto no es verdad. La revelación islámica nos proporciona muchas razones por las cuales Dios ha permitido que exista el mal y el sufrimiento. El “problema del mal” no se presenta en el Islam como un problema, sino más bien como un instrumento en la actualización del plan de Dios, que se entrelaza con las experiencias humanas en este mundo, una experiencia que es necesaria para el desarrollo espiritual del hombre.

Los males que ocurren son:

  • Maldades cometidas por agentes deliberados (humanos / genios):

Dios les permite existir porque el bien de su existencia supera al bien de su inexistencia.

  • los males que ocurren naturalmente:

Se debe considerar que los volcanes no son pura maldad, porque rejuvenecen el ecosistema que hace posible la vida en la tierra. Sin las erupciones volcánicas y todo el material que liberan, las comunidades agrícolas no podrían cultivar alimentos, ciertos materiales de construcción no estarían disponibles y nuestra atmósfera no tendría su ambiente rico en oxígeno.

Para los males cometidos por agentes deliberados, considere, inclusive, que la existencia de Satanás no es pura maldad. En primer lugar porque no fue “creado para engañar a la gente”, sino que se rebeló con arrogancia usando la voluntad que le fue dada. Además, Satanás les da a los devotos de Dios un objetivo para luchar contra el mal, los alienta a buscar refugio con Dios de sus trampas, incluidos el orgullo y la vanidad, entre otros.

Por esta razón, el Corán generalmente atribuye el mal a la creación o a sus acciones, porque desde la perspectiva de Dios, este “mal” que causó que exista es, en realidad, predominantemente bueno.

En otras palabras, Dios creó a los seres con un grado de libre albedrío que a veces usan para actuar de manera malvada. En estos casos, Dios no es la causa directa del mal, sino más bien la causa original de este instrumento que ha sido utilizado para hacer el mal. Dios permite su existencia para lograr un bien mayor.

Majestad divina y belleza divina

La revelación islámica nos da muchas razones por las cuales Dios ha permitido el mal y el sufrimiento. El problema del mal no se presenta en el Islam como un problema, sino como un instrumento para llevar a cabo el plan de Dios, que se entrelaza con la experiencia humana, es decir, como una experiencia necesaria para el desarrollo espiritual del hombre. Como se mencionó anteriormente, Dios tiene cualidades y la clave de la felicidad en esta vida y en la otra vida es conocer Sus cualidades muy bien. De hecho, tenemos que enseñar a nuestros hijos los nombres de Alá y sus atributos. Como todos sabemos, Él tiene majestuosidad y belleza divinas. Sus nombres expresan estos atributos de majestuosidad y belleza. Nuestra misión en esta vida es conocer a nuestro creador. Entonces, si solo conocemos sus atributos de belleza, no lo conoceremos muy bien, y conocer al Creador, es nuestra misión en esta vida.

Cuando tenemos necesidad y sufrimiento, podemos reconocer y conocer las cualidades de Dios como protector y sanador. Sin el dolor de la enfermedad no apreciaríamos el poder de Dios de concedernos la salud. Conocer a Dios en la tradición espiritual islámica es un bien mayor y vale la pena experimentar sufrimiento o dolor, ya que garantizará el cumplimiento de nuestro propósito principal, que en última instancia conduce al paraíso. En cualquier caso, debe notarse que Dios no hizo las cosas en este mundo permanentes. Las palabras aquí escritas son temporales. Todo en la vida es temporal, cuando a algo ó a alguien se le acaba su tiempo, muere o termina. Ni las cosas buenas ni las malas de este mundo son eternas. Estamos aquí por poco tiempo y estamos siendo probados. Quienes pasen esta prueba encontrarán un mundo eterno que es perfecto y duradero. Aquellos que no pasen esta prueba verán las consecuencias de sus pecados y su corrupción.

Cierto día tuve un diálogo con un ateo, un visitante ruso que llego a nuestro centro. Esta persona tenía muchas preguntas sobre el tema, pero comenzó a cuestionarme con una pregunta muy divertida, pero a la vez muy extraña. Me preguntó si Dios podría crear algo más grande que Él. Fue una gran sorpresa para mí porque nunca me han hecho esta pregunta. Le dije: Está bien, ¿puedes dibujar un triángulo en círculo para mí?

Él dijo: “No, no, juegues con las palabras”. Le dije: “Empezaste tu. Tú eres el que juega con las palabras. Dios Todopoderoso no hace nada que no corresponda a Su Majestad. Gloria a él, ¿Puede un sacerdote estar frente a sus fieles sin ropa? El nunca lo hará. Por supuesto, los sacerdotes pueden desnudarse, pero él nunca lo haría frente a la gente porque esta situación no coincide con su estatus social y moral. Entonces tenemos que entender que Dios Todopoderoso es el Creador. Gloria a él. Nunca hará nada que no sea apropiado para Su Majestad.

Luego preguntó sobre el dolor y el sufrimiento de las personas en esta vida. Le dije: “He aquí, las necesidades y los sufrimientos separan a las personas y revelan su verdadera naturaleza; La enfermedad fortalece la inmunidad, el sufrimiento trae fuerza. Estas dificultades son pruebas a través de las cuales conocemos nuestra verdadera naturaleza. Estas son pruebas que determinan nuestros grados y rangos ante los ojos del Creador, y siempre debemos entender que las cosas buenas provienen de Dios, las cosas malas de nosotros”.

Como se ha mencionado, Dios Todopoderoso podría haber hecho creer al hombre al revelar signos o milagros, y podría habernos hecho obedecerlo sin darnos una opción. Pero la compasión no es parte de la ley divina. Él quiere que seamos libres para obedecer o desobedecer, ya que la libertad con esfuerzo es más honorable para las personas que la esclavitud con suerte. El juicio y la recompensa no tienen sentido sin elección. La benevolencia es la regla en el universo, mientras que el mal es la excepción.

El mal en el universo es como los espacios sombreados de una pintura. Si uno observa muy de cerca a la pintura, verá estas partes como defectuosas e incorrectas. Sin embargo, si se retira y obtiene una visión general de toda la pintura, encontrará que los matices son necesarios para el cumplimiento de la función que contiene y que en la estructura de la obra de arte es muy importante. No podemos conocer la salud, como dije, cuando no hay enfermedad. La salud brilla como una corona en nuestras cabezas que solo se conoce cuando estamos enfermos. Y el hombre puede actuar libremente en su libertad contra lo que Dios satisface, pero no puede hacer nada que contradiga su voluntad. Dios nos otorgó la libertad de no cumplir con sus deseos. No le obedecemos, sin embargo, no le dio a nadie la libertad de exceder su voluntad. Nuestra libertad confirma aún más nuestra experiencia de que sin presión es posible forzar al corazón a aceptar todo lo que no quiere. Se puede obligar a los demás a superar amenazas y permanecer con nosotros, pero ninguna presión puede hacer que nos amen.

Dios ha protegido nuestros corazones de todas las formas de coerción. Por lo tanto, Dios juzgó lo que está en el corazón y recompensó la intención que no es visible para nadie más que para Él. Las imperfecciones del universo son la esencia de su perfección, como en el caso de la forma curva del arco de tiro, que es la característica esencial de su utilidad, ya que un arco recto no sería adecuado para disparar flechas. Las dificultades y los sufrimientos evidencian a las personas y revelan su verdadera naturaleza. Según las matemáticas, cada número es cero en comparación con el infinito. Entonces esta vida es cero, vivimos en cero, porque si he vivido 100 o 90 o 200 años, dejaré esta vida en algún momento. Entonces, en comparación con la vida eterna con el Creador, en realidad estamos aquí en cero.

Es suficiente entender o creer o imaginar que el Creador está esperando juzgarnos y que será muy misericordioso con nosotros. Para poder asimilar esta idea más fácilmente y poder llevarla en nuestros pensamientos, solo tenemos que imaginar que nuestras madres nos está esperando para juzgarnos. ¿Qué tan felices seríamos? Estaríamos muy felices, relajados y aliviados. Es suficiente para nosotros estar seguros en esta vida de que nuestras madres estarán esperándonos para juzgarnos en el Día del Juicio, entonces hay por que temer.

Evidencia para el alma:

Una visitante colombiana que vino con sus hijos a visitar la mezquita justo antes de que yo terminara mi turno. Le informé que solo tenía 15 minutos, pero al ver cuán interesada y entusiasta estaba y cuántas preguntas tenía, le pedí que viniera al día siguiente, ya que tenía que irme porque mi esposo estaba esperandome afuera. Regresó al día siguiente con sus preguntas. Esta vez le dije: “Tengo todo el día aquí contigo, pregúntame lo que quieras”. Ella me preguntó sobre el espíritu y sobre la evidencia de que los seres humanos tienen espíritus. Le dije que viera, que uno tiene dos naturalezas. En primer lugar, hay una naturaleza visible, que es el cuerpo. Éste tiene todos los atributos de la materia. Se puede medir, ocupa una porción de espacio y tiempo, se puede cambiar, mover y cambiar de una condición a otra, y de un momento a otro, el cuerpo está sujeto a todas las condiciones de salud, enfermedad, etc., unidos a la naturaleza física, encontramos una madeja continua de sensaciones, emociones, miedos, que ni siquiera por un instante deja de desenrollarse en el cerebro.

En segundo lugar, existe otra naturaleza dentro del hombre que es totalmente diferente de la primera desigualdad. Está por encima del tiempo y del espacio. Esta naturaleza es lo que llamamos razón, con sus estándares inmutables. También es la conciencia, con sus juicios y sentido estético. Se resume en el ego, que consiste en todas las facultades anteriores: mente, conciencia, sentido estético y ético. El ego es completamente diferente al cuerpo y al espíritu o a los instintos animales, que pueden inflamarse de hambre y deseo. El ego es la identidad fundamental absoluta a través de la cual el hombre experimenta ese profundo sentido de presencia. Siente que está y siempre ha estado aquí. Este es un sentido fijo, inmutable y continuo, que no aumenta ni disminuye ni enferma ni envejece con el tiempo. No conoce pasado, presente o futuro, pero es un presente duradero o que no transcurre a medida que las sensaciones se desvanecen en el pasado, su esencia es esa conciencia de la duración y la permanencia. El materialista afirma que el hombre es solo su cuerpo, que es la naturaleza controladora. Todos los elementos han sido enumerados, como la razón, la conciencia, el sentido estético y ético y esa superstición que llamamos identidad o ego, son meramente efectos secundarios en el cuerpo, manipulados por este cuerpo y que sirven y satisfacen a sus pacientes.

De hecho, el cuerpo es un sirviente, no un amo. Por ejemplo, el cuerpo siente hambre, pero nos negamos a satisfacerlo con comida porque previamente hemos decidido ayunar. ¿No comienza nuestro cuerpo espontáneamente, desde el momento en que nos levantamos por la mañana, a llevar a cabo un plan de acción formulado hasta el más mínimo detalle por la mente? ¿Quién es el líder aquí y quién es el subordinado? ¿Podemos producir otra prueba de la existencia de los espíritus? ¿Por qué no podemos percibir nuestro espíritu? Porque el movimiento solo puede observarse desde un punto externo a él desde donde pueda ser observado. No puede ser percibido si es parte de sí mismo. Esto explica por qué alguien que se encuentra dentro de un elevador no puede, en ciertos momentos, saber si el ascensor ha dejado de moverse o no porque se ha convertido en una parte integral de su movimiento. Solo puede percibir los movimientos del elevador si mira a través de su puerta hacia las plataformas fijas en el exterior.

Lo mismo se aplica al tren que circula por sus rieles. Una persona puede percibir su velocidad mientras está dentro del vagon, solo en el momento en que el tren se detiene, o si mira por la ventana algunos puntos de referencia fijos. Del mismo modo, el movimiento del sol no puede ser observado por una persona parada en su superficie, si eso fuera posible, pero se puede observar desde la Tierra o la Luna.

Dependiendo de Dios:

Luego me comentó que en su vida tenía una gran pregunta. Cuando se mudó con su esposo, él tenía un amigo musulmán, y el amigo musulmán le dijo a ella que en el Islam, se debe rezar directamente a Dios, por lo que si nos enfermamos no se tiene que ir al hospital o ver a un doctor para curarse. Esto fue muy complicado para ella; No tenía sentido. Esta fue la razón que la alejó de esta religión. Le dije que los musulmanes creen y tienen verdadera confianza en Dios, pero que deben hacer todo lo que este de su parte y llevar a cabo todos los esfuerzos posibles que hayan aprendido, después de confiar en el Creador para alcanzar un objetivo. El Profeta Muhammad, la paz sea con él, aconsejó a un hombre que quería dejar desatada a su camella, confiando en el Creador. El consejo fue: tienes que atarla y confiar en Dios, es decir, debe hacer todo lo posible para asegurar al animal y luego confiar en Dios.

El ascenso del ego:

Luego me preguntó sobre la diferencia entre los pecados que se cometen a causa de Satanás y los pecados que cometemos nosotros. ¿Cómo podemos diferenciar? ¿Cómo podemos saber que cometí el pecado a causa de Satanás o si cometí el pecado debido a mi “ego”? Le dije que Satanás quiere que cometamos cualquier pecado, lo que sea, cualquier cosa: robar, mentir, matar … etc. Pero lo que viene de nosotros mismos, de nuestro ego, es algo planeado. Planeamos hacer algo, matar a una persona o dañar a alguien e insistimos en cometer el pecado. Y ella me preguntó sobre una forma de controlar nuestro ego.

¿Cómo podemos controlar nuestro ego? Le dije que nuestro ego tiene que ser tratado como un niño pequeño, un bebé. Cuando, como madres, queremos destetar a nuestros bebés, ¿qué hacemos? Intentamos paso a paso, y no les damos la leche cada vez que lo piden, hasta que se dejan de pedirlo o se destetan.

Cuando la Era de los Imperios se encontró con su desaparición, las naciones centralizadas hicieron lo mismo, y luego incluso las afiliaciones tribales y los lazos familiares fueron sacrificados en el altar del individuo. Una vez que el polvo se despejó de esta deconstrucción global de las relaciones, todo lo que quedó en pie fue el ego humano, ahora más monstruoso que nunca, ya que esta demolición de la sociedad permitió que formas aún más nuevas de individualismo reinaran. Naturalmente, cuando las personas dejan de verse a sí mismas como parte de un colectivo mayor y comienzan a ver sus propios intereses como primordiales, el sufrimiento y la lucha de los demás no conducen a la empatía o la solidaridad. En un clima que comienza con “yo” y termina con “yo”, el mal ya no es un mero problema, sino que conduce a un suicidio lento en un mundo sordo e indiferente.

El engaño del hombre moderno:

Los descubrimientos y avances de la era moderna han engañado a las personas para que asuman que pueden comprender completamente todo en el universo, determinar con absoluta certeza lo que existe y lo que no existe, y posteriormente no dudar en negar que haya sabiduría para muchos de los fenómenos que los rodean. . En A Secular Age, Charles Taylor describe acertadamente cómo la actitud de la sociedad occidental hacia el universo ha dado un giro antropocéntrico en los tiempos modernos. En otras palabras, la persona secular ahora se percibe a sí misma como Maestra del Universo, concluyendo que lo que su ojo no puede ver no existe y que lo que su mente no puede reconocer como sabio debe ser una tontería.

El sentido de la vida:

Para los sabios de antaño, el problema fundamental había sido cómo conformar el alma a la realidad, y la solución había sido el conocimiento, la autodisciplina y la virtud. Para la magia [de los tiempos antiguos] y la ciencia aplicada [de los tiempos modernos] por igual, el problema es cómo someter la realidad a los deseos de los hombres.

Por lo tanto, no es de extrañar que las comunidades occidentales en particular, a pesar de sus muchos lujos y comodidades, hayan tenido la mayor dificultad para lidiar con el problema del mal.

Como lo expresó Victor Frankl:

“Más personas hoy tienen los medios para vivir, pero no tienen ningún sentido por el cual vivir”. La falta de sentido es lo que convierte la vida en una prisión en la que los ocupantes se pelean frenéticamente entre los muros de la vida y la muerte, entrando en pánico ante cada aguijón. En una vida sin sentido, cada pellizco es un evento aleatorio inexplicable e inevitable que solo puede clasificarse en términos de energía y materia, y solo representa el caos, la conmoción y una tragedia.

El propósito principal del ser humano no es disfrutar de un sentido transitorio de la felicidad; más bien, es lograr una paz interna profunda a través del conociemiento y la adoración de Dios. Este cumplimiento del propósito Divino dará como resultado la dicha eterna y la verdadera felicidad. Entonces, si este es nuestro propósito principal, los otros aspectos de la experiencia humana son secundarios.

No creé ni jinn [mundo espiritual] ni hombre excepto para adorarme (Corán 51:56)

Imaginemos a alguien que nunca ha experimentado sufrimiento o dolor, pero que experimenta placer todo el tiempo. Esta persona, en virtud de su estado de tranquilidad, ha olvidado a Dios y, por lo tanto, no ha cumplido con el propósito para lo que fue creado. Comparenos a esta persona con alguien cuyas experiencias de dificultad y dolor lo hayan llevado a Dios y haya cumplido su propósito en la vida. Desde la perspectiva de la tradición espiritual islámica, aquel cuyo sufrimiento lo ha llevado a Dios es mejor que el que nunca ha sufrido y cuyos placeres lo han alejado de Dios.

La vida es una prueba:

Dios también nos creó para probarnos, y parte de este plan es experimentar pruebas de sufrimiento y maldad. Pasar las pruebas facilita nuestra morada permanente de felicidad eterna en el paraíso. El Corán explica que Dios creó la muerte y la vida, “para que pueda ponerte a prueba, para descubrir cuál de ustedes es el mejor en hechos: Él es el Todopoderoso, el que perdona.”

En un nivel básico, el ateo no comprende el propósito de nuestra existencia en la Tierra. Se supone que el mundo es un escenario de pruebas y tribulaciones para probar nuestra conducta y para que podamos cultivar la virtud. Por ejemplo, ¿cómo podemos cultivar la paciencia si no experimentamos cosas que la ponen a prueba? ¿Cómo podemos ser valientes si no hay peligros que enfrentar? ¿Cómo podemos ser compasivos si nadie lo necesita? La vida misma siendo una prueba responde a estas preguntas. Necesitamos pasar por estas situaciones para asegurar nuestro crecimiento moral y espiritual. No estamos aquí para festejar; Ese, es el propósito del paraíso.

Aquel que ha creado la muerte y la vida, para probaros [y así poner de manifiesto] quién observa la mejor conducta, y [haceros ver que] Él solo es todopoderoso, realmente indulgente.  (Corán 67:2)

Esto muestra claramente que Dios no quiere que nadie vaya al infierno. Sin embargo, si hiciera cumplir eso y enviara a todos al paraíso, se produciría una grave violación de la justicia; Dios trataría a Moisés y al Faraón, a Hitler y a Jesús por igual. Se necesita un mecanismo para garantizar que las personas que ingresan al paraíso lo hagan por mérito. Esto explica por qué la vida es una prueba. La vida es solo un mecanismo para ver quién de nosotros merece verdaderamente la felicidad eterna. Como tal, la vida está llena de obstáculos, que actúan como pruebas de nuestra conducta.

¿Por qué la vida es una prueba? Como Dios es perfectamente bueno, quiere que cada uno de nosotros crea y, en consecuencia, experimente la dicha eterna con él en el paraíso. Dios deja en claro que prefiere la fe para todos nosotros:

Si sois ingratos –ciertamente, Dios no necesita de vosotros; aun así, no aprueba la ingratitud en Sus siervos: pero, si os mostráis agradecidos, Le agrada por vosotros. Y nadie habrá de cargar con la carga de otro. En su momento, habréis de retornar todos a vuestro Sustentador, y entonces Él os hará entender [realmente] todo lo que hacíais [en vida]: pues, en verdad, Él conoce bien lo que hay en los corazones [de los hombres]. ( Corán 39:7)

En este sentido, el Islam es extremadamente poderoso porque ve el sufrimiento, el mal, el daño, el dolor y los problemas como una prueba. Podemos divertirnos también, pero sin olvidar que fuimos creados con un propósito y ese propósito es adorar a Dios. La visión islámica de empoderamiento es que las pruebas son vistas como un signo del amor de Dios.

La razón por la que Dios prueba a los que ama es que esta es una forma de lograr la dicha eterna del paraíso, y entrar al paraíso es el resultado del amor y la misericordia divinos. Dios señala claramente en el Corán:

¿O acaso creéis que vais a entrar en el paraíso sin veros antes afligidos como se vieron los [creyentes] que os precedieron? La desgracia y la adversidad se abatieron sobre ellos, y su angustia era tal que el enviado y los que con él creían, exclamaron: “¿Cuando vendrá el auxilio de Dios?”

¡Ciertamente, el auxilio de Dios está [siempre] cerca! (Corán 2:214)

Lo bueno de las enseñanzas islámicas es que Dios, que nos conoce mejor que nosotros mismos, ya nos ha dado poder y nos dice que tenemos lo necesario para superar estas pruebas.

“Dios no impone a nadie sino en la medida de su capacidad,… (2: 286 Corán)

Sin embargo, si no podemos superar estas pruebas después de hacer nuestro mejor esfuerzo, la misericordia y la justicia de Dios asegurarán que seamos compensados de alguna manera, ya sea en esta vida o en la vida eterna que nos espera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page