Articles

¿Cómo debe ser la religión de Dios? -Parte 1-

El primer objetivo de la religión es la paz interna y externa ...

En tiempos preislámicos, encontramos por ejemplo, muchas regulaciones y leyes que anteriormente no amparaban a las niñas, establecían que tipos de alimentos podían ser consumidos por hombres y no por mujeres, ordenaban que las mujeres fueran privadas de alguna herencia que recibieran. Además, permitían el canibalismo, la fornicación, el beber alcohol, la usura, comer con el dinero de un huérfano, y otros actos inmorales. Estas reglas existieron entre los árabes y no los árabes antes del surgimiento del Islam. Así mismo, se encuentran muchas leyes, juicios y prácticas erróneas en muchos otros pueblos que se consideran como una religión para obligar a las personas a hacer lo que los líderes quieren que hagan. Todo esto ha sido el resultado de las falsas creencias de estos pueblos y de aquellos cansados de no encontrar lo que buscan siguiendo el concepto de la religión innata, que a su vez y en consecuencia se ha ido alejando de ellos. Una de las razones que le dieron al público una mala percepción de la religión y la impulsaron a reemplazarla con la ciencia moderna, son las prácticas o actos incorrectos que los individuos, algunos pueblos y países practican y son atribuidos a la religión.

Hay que hacer una distinción real entre el verdadero concepto de religión, que corresponde a las necesidades innatas del hombre con el que nadie está en desacuerdo, y las leyes positivas, prácticas heredadas, tradiciones o costumbres que los pueblos llevan a cabo. La religión correcta es la que aligera los problemas de las personas y establece regulaciones, leyes y límites que tienen como objetivo principal hacer que las vidas de sus seguidores fluyan mas fácilmente.

En primer lugar, la religión de Dios debe ser fácil de entender, no debe contener conceptos y leyes complicadas, y debe estar basada en una conexión directa con Él .

Por ejemplo: cada país o municipio modifican el concepto original de la religión de acuerdo a sus intereses. Es decir,

  • Creer en un Dios y tener una conexión directa con Él . Y este Dios es el creador. Nada es como el. No viene a la tierra en ninguna forma animal o humana. No tiene imagen conocida por el hombre. Esta es la orden que viene de Dios; pero el orar a Dios a través de un intermediario, proviene de las personas.
  • La hermandad, viene de Dios; pero el racismo de las personas.
  • La modestia al vestir, la establece Dios; pero los colores y estilos de la ropa, las personas.
  • Los derechos de las mujeres, han sido decretados por Dios; pero la opresión, por las personas. Entonces, cuando las mujeres musulmanas en algunas comunidades de diversos países son oprimidas, Este es el caso de las cristianas, hindúes o budistas ِal mismo paíse, se demuestra una práctica de la cultura del pueblo que no tiene nada que ver con la religion verdadero  de Dios.
  • La paz viene de Dios, pero la violencia de las personas. Tenemos muchos malos ejemplos: musulmanes y miembros de otras religiones que cometen actos violentos en nombre de Dios o de una religión en particular; pero el problema hoy en día es que los medios se centran en los malos ejemplos de musulmanes e ignoran los malos ejemplos de los demás.

La religión de Dios debería Ser simple:

Las sociedades a menudo están tan concentradas en encontrar soluciones complicadas que aun cuando las respuestas ya están frente a ellos, no las ven. Los musulmanes, en particular, tienen una lección.

La religión es fácil, hermosa y simplemente perfecta. ¿Por qué hacer las cosas difíciles?

El Islam, la religión de todos los profetas es:

  • No hay dios excepto El único Dios, el Creador y Sustentador de todo el universo y sus contenidos.
  • Ora solo a Él, y no a otros.
  • Creer y seguir a los mensajeros (de cada época). (Los mensajeros profetizaron la llegada del último Profeta-Muhammad, e instaron a sus seguidores a creer en él y a seguirlo si llegaba en su tiempo).
  • Haz el bien y evita el mal.

..,Dios quiere para vosotros la facilidad y no quiere la dificultad,.. (Corán 2: 185)

Este versículo explica que el Islam es fácil de seguir y más bien nos anima a crear facilidad en la religión. Desafortunadamente, algunos musulmanes tienen la idea errónea de que cuanto más estrictos sean en el cumplimiento de sus principios religiosos, más piadosos se vuelven. Esto está totalmente en contradicción con lo que nuestra religión nos enseña. La idea errónea que se tiene del Islam, es el resultado de la falta de comprensión de sus preceptos, principalmente por la forma en que se presentan y, a veces, esto provoca el alejamiento de algunas personas de la religión.

Algunos líderes han tratado de hacer que la religión se desvíe de su esencia, evitando que se practique su concepto original al intentar agregarle supersticiones y muchas prácticas difíciles. Tales prácticas han dado como resultado, tristemente, que las personas se desvíen del Islam. Sin embargo, a partir de la información expuesta en los versículos del Corán y de las abundantes historias y dichos del Profeta Muhammad, podemos determinar que es fácil para los musulmanes sinceros ser buenos musulmanes.

En esta vida Dios nos pone a prueba y de acuerdo con la moral y la fe que mostremos en este mundo, él determinará dónde viviremos nuestra vida real, ya sea en el Infierno o en el Cielo. La prueba es bastante fácil. Dios desea que simplemente vivamos una vida que trae felicidad y paz en este mundo. En resumen, vivir nuestra vida con moderación.

 No seas extremista:

De hecho, se sabe que el Profeta Muhammad siempre resistió cualquier tendencia hacia el exceso religioso.

Una vez le dijo a su compañero Abdullah ibn Amr:

“¿He oído bien que casi todos los días y has estado rezando toda la noche?” Abdullah respondió: ‘Sí, oh Mensajero de Dios’. El Profeta dijo: ‘No hagas eso. Rápido, así como, comer y beber. Párate en oración y duerme. Esto se debe a que su cuerpo tiene derecho sobre usted, sus ojos tienen derecho sobre usted, su esposa tiene derecho sobre usted y su invitado tiene derecho sobre usted “. (Al-Bukhari, 127)

Esto indica que es importante mantener un delicado equilibrio entre las diversas obligaciones que demandan nuestra atención; entre nuestras obligaciones con Dios, nuestras obligaciones con los demás y nuestras obligaciones con nosotros mismos.

Esto también se demuestra en muchos versículos en el Corán que ilustran que Dios es misericordioso y amable.

Confucio el Filósofo chino dijo:

“La vida es realmente simple, pero insistimos en hacerla complicada.”

Esto resuena profundamente cuando leemos historias de cómo las personas se alejaron del Islam porque no se dieron cuenta de su belleza y se sintieron intimidados por las restricciones, pensando que su vida sería infeliz con los límites del Islam. De hecho, es necesario, además de aclarar tales conceptos erróneos y alentar la fé, recordar, y volver a preguntar a los musulmanes nacidos donde se originaron sus creencias. Si ellos recuerdan qué es del Corán y las enseñanzas del Profeta Muhammad o si piensan que es solo una tradición que han estado siguiendo sin saber su origen.

En realidad, Dios nos creó y Él sabe lo que es mejor para nosotros. Aquellos que no conocen estas verdades sienten que pueden llevar una vida más feliz y más cómoda cuando se eliminan los límites.

Dios dice en el Corán que se debe rezar tanto por lo bueno en este mundo como por lo bueno en el Más Allá.

También habla sobre el disfrute de la vida:

¡Oh hijos de Adán! ¡Embelleced vuestro aspecto para cualquier acto de adoración, y comed y bebed [con libertad], pero no derrochéis: en verdad, Él no ama a los derrochadores! Di: “¿Quien ha de prohibir la belleza que Dios ha creado para Sus criaturas y las cosas buenas de que os ha proveído?” Di: “Esto es [lícito] en esta vida para todos los que han llegado a creer –y será suyo en exclusiva en el Día de la Resurrección.” ¡Así es como exponemos con claridad estos mensajes para una gente de conocimiento [innato]!  (Corán 7: 31-32)

Con respecto a los asuntos de práctica en el Islam, se nos ha enseñado que la regla básica es seguir la verdad tanto como sea posible. Dios ha prometido que sus expectativas son simples. Sin embargo, para seguir esta regla necesitamos entenderla; y que se nos garantice que esta estrategia permitirá que las cosas se mantengan simples.

Al compartir el mensaje del Islam con la gente, el Profeta Muhammad (la paz sea con él) fue aconsejado en el Corán:

Y fue por una misericordia de Dios, que trataste [Oh Profeta] con suavidad a tus seguidores: porque si hubieras sido severo y duro de corazón, ciertamente, se habrían apartado de ti. Así pues, perdónales y pide perdón por ellos. Y consulta con ellos en todos los asuntos de interés público; luego, cuando hayas tomado una decisión, pon tu confianza en Dios: pues, ciertamente, Dios ama a quienes ponen su confianza en Él.  (Corán 3: 159)

Es en esta nota se declara que cuando el Profeta envió a sus compañeros para enseñar el Islam a la gente, les aconsejó:

 “Faciliten los asuntos religiosos a las personas y no dificulten las cosas. Obedécense unos a otros y no difieran entre ustedes.

Dios ha creado un equilibrio natural entre lo que es fácil de seguir para los humanos y el requisito mínimo necesario para ser una persona moral, ética y espiritualmente piadosa.

Esto se puede mostrar, por ejemplo, cuando se incrementa el precio de una mercancía o se hacen las cosas más estrictas,

Como se mencionó anteriormente, en la religión encontraremos personas que quieran comprar ese producto, a pesar del aumento.

Sin embargo, debemos recordar que la facilidad en la religión consiste en hacer las cosas de la manera en que Dios quiere que las hagamos. La facilidad no debe confundirse con la casualidad.

Esto es simplemente un recordatorio para todos, incluyéndome a mí mismo, ya que a veces Satanás intenta desviarnos de la religión, de los mandamientos de Dios y de la buena moral usando, inclusive, la fuerza negativa en la fe.

Al introducir sospechas infundadas en nuestros pensamientos, sugiriendo infidelidad o mediante acciones y discursos, Satanás trata de desviarnos del Islam y / o de su simplicidad poniéndonos muchas trampas diferentes. En resumen, Satanás es nuestro enemigo, como se menciona en el Corán:

¡Oh vosotros que habéis llegado a creer! Someteos por entero a Dios, y no sigáis los pasos de Satán: pues, ciertamente, él es enemigo declarado vuestro.  (Corán, 2: 208)

Es una religión equilibrada:

Una de las principales características del Islam es que es una religión equilibrada. Se sabe que cada vez que el Profeta tenía que elegir entre dos opciones, siempre elegía la más fácil, a menos que fuera algo explícitamente prohibido. Esto nuevamente prueba la belleza del Islam y la misericordia de Dios hacia nosotros.

En mi intento por alcanzar los equilibrios antes mencionados entre las necesidades espirituales humanas y las necesidades materiales, personalmente he descubierto que es possible lograrlo al simplificar nuestra vida y aligerar nuestra carga material cuando nos concentramos más en nuestras necesidades espirituales y mentales.

Si bien no sugiero hacer votos de pobreza, apoyo la idea de reducir nuestra búsqueda de posesiones materiales y tratar de encontrar una forma fácil y equilibrada de trabajar en este mundo y hacer buenas obras para el prójimo.

Aprendí una forma de acercarnos a Dios y obedecer uno de los pilares del Islam. Esto puede lograrse a medida que ofrecemos caridad que trae felicidad a los menos afortunados.

Debemos enseñar a nuestros hijos y al mismo tiempo recordar, que solo podemos conservar lo que tenemos al regalarlo; algo como, por así decirlo, pagar por adelantado, pero que se tomará en cuenta en la otra vida.

En nuestro intento por equilibrar los derechos y las responsabilidades individuales, descubrimos que a medida que la vida nos lleva a través de muchos viajes familiares, entre los cuales esta la búsqueda del sentido de la vida, debemos trabajar para simplificar todo, incluyendo nuestros cultos, si queremos continuar con nuestro ritmo constante hacia Nuestro objetivo final que es llegar al cielo.

Tengamos en cuenta que debemos permitir y aceptar que otras personas nos hagan ver nuestros errores positivamente cuando nos equivocamos. Después de todo, Dios ha prometido que no hará que ninguna alma rinda cuentas por nada que no le corresponda según su potencial, prometiendo que perdonará a los que se arrepientan.


2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page