Articles

La religión y la ética universal

Di: “¡Venid, que os comunique lo que Dios os ha prohibido [realmente]:“No atribuyáis divinidad a nada junto con Él; y [no ofendáis contra ellos, sino] tratad bien a vuestros padres; y no matéis a vuestros hijos por miedo a la pobreza –[pues] Nosotros os proveeremos de sustento, a vosotros y a ellos; y no cometáis actos deshonestos, ya sea públicamente o en secreto; y no quitéis la vida –que Dios ha declarado sagrada– a ningún ser humano, excepto en [cumplimiento de la] justicia: esto es lo que Él os ha ordenado para que uséis vuestra razón. (Corán 6:151–53)

Estos versículos nos proporcionan diez mandamientos (de los cuales nueve son morales y uno es un credo religioso).

Aunque muchos lectores sabrán estos diez mandamientos de memoria, valdrá la pena enumerarlos uno por uno para enfatizar su importancia para la religión. Se pueden resumir de la siguiente manera:

Atribuyáis divinidad a nada junto con Él:

Este credo religioso se refiere al testimonio de la unidad de Dios expresado en la fórmula “no hay Dios sino Dios”. Este es, como vimos anteriormente, el pilar más importante de la Religion. Es el siguiente paso después de aceptar la existencia de Dios y el Más Allá. Una persona puede creer en Dios y en el Más Allá, pero aún permanecer en un estado en el que transgrede la unidad de Dios.

Este pilar es tan fundamental que su rechazo sería un pecado imperdonable. Esto convertiría a una persona en alguien “que cortó sus lazos con Dios” y en alguien que niega la existencia de Dios, la resurrección después de la muerte, el Día del Juicio y el deber de “hacer lo justo”.

Es un crimen atroz que en realidad, según el Corán, es la única transgresión por la cual no se puede esperar ningún perdón de Dios.

Lo que también es ‘un pecado más atroz’ es hacer una imagen de Dios (hacerlo antropomórfico, de ahí el término árabe), que es darle a Dios una dimensión concreta, temporal, espacial y material, olvidando que Él está más allá Cualquier dimensión o descripción. Como se sabe, Noé fue el primer profeta que evitó tal sacrilegio de la unidad de Dios.

A lo largo del tiempo, otros profetas actuaron de la misma manera, siendo el profeta Muhammad quien finalmente completó esta misión profética. Pero tenga la seguridad de que no se tolera ninguna imposición para lograr este objetivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page