Artículos

Dios, ¿existe?

¿Por qué la gente cree en Dios? Para la mayoría de las personas creyentes en el mundo, la respuesta parece obvia: porque es evidente que Dios existe. Para ellos, desde su punto de vista, la pregunta realmente desconcertante sería: “¿Podría alguien no creer en Dios?”.

Proporcionar pruebas para demostrar la existencia de Dios es difícil. No porque la evidencia no esté allí, sino porque es muy obvia y abrumadora. Es muy difícil señalar lo obvio a las personas que insisten en negarlo. Es como tratar de demostrar que tienes conciencia.

¿Cómo presentar pruebas de algo que esta dentro de cada ser humano, algo que cada niño sabe instintivamente?

¿Cómo se presenta a un Dios que es y ha sido reconocido y adorado por una gran mayoría de personas en la Tierra a lo largo de los siglos?

 ¿A quién recurren incluso los no creyentes en tiempos de necesidad?

¿Cómo aportar pruebas materiales o empíricas que demuestren la esencia de un ser que no tiene una apariencia física? No existen herramientas, nada lo abarca. Es como pretender medir el peso de la Tierra usando una báscula.

¿Cómo atraer la atención de las personas hacia los milagros cotidianos que nos rodean? Nuestro Universo y todo lo que contiene es profundamente antinatural. No podría haber existido ni surgido de manera diferente. Pero, la familiaridad genera desprecio y olvido, es decir, estamos tan acostumbrados al orden, a la armonía y la estabilidad que existen a nuestro alrededor que creemos que son naturales. Estamos tan acostumbrados a los milagros que nos rodean que ya no los consideramos milagros, sino derechos.

Dios mismo está en última instancia por encima y más allá de la observación directa, pero sus signos son evidentes en la creación y el universo. La idea de Dios no es una creencia ciega, como algunos quisieran hacer creer, sino mas bien, una convicción respaldada por la razón y la prueba.

Los haré ver Mis signos en los horizontes y en ellos mismos, hasta que se les haga evidente la Verdad. ¿Acaso no es suficiente tu Señor como Testigo de todo?  (Corán 41:53)

Dondequiera que van, los científicos se enfrentan a evidencias de diseño, ajuste fino, lenguaje encriptado, inteligencia, intención, sistemas complejos, leyes interrelacionadas, etc. … cosas que no pueden explicar en terminos aleatorios o fisicos. En tales casos, aunque nunca lo admitiran, los científicos se refieren al Creador por otros nombres (Madre Naturaleza, leyes del Universo, selección natural, etc.)

[Esos tres ídolos] son solo nombres que ustedes y sus padres han inventado, porque Dios no les dio autoridad alguna para ello. [Los idólatras] solo siguen suposiciones impulsados por sus propias pasiones, a pesar de haberles llegado la guía de su Señor. (Corán 53:23)

Si bien el llamar a Dios con cualquier otro nombre es conveniente para los no creyentes, puesto que elimina el “estigma” de la fe, pero es a su vez muy limitante para entender el concepto de Dios. El uso de cualquier otro nombre que no sea “Dios” quita algunas de sus cualidades absolutas y da lugar a más preguntas. Por ejemplo:

  • Al hacer referencia al Creador como Madre Naturaleza se elimina el atributo de Diseñador inteligente. En este caso, para evitar mencionar a Dios, atribuimos la creación de leyes universales interrelacionadas y sistemas complejos a la naturaleza aleatoria, y la creación de nuestra visión e inteligencia a un origen ciego y tonto. ¿Cómo es esto posible?
  • Referirse a Dios como las “leyes del Universo”, por ejemplo, decir que debido a que la Ley de la Gravedad existe y por este motivo se origino el Universo, es algo que no tiene sentido. Las leyes simplemente describen observaciones repetidas. Las leyes no tienen acciones ni pueden crear materia. Si alguien deposita 100 dólares en una cuenta bancaria todos los meses durante un año, ¡el banco no puede afirmar que la ley de multiplicación (12 x 100) creó o incrementó la cuenta!

Incluso si permitimos una afirmación tan ilógica, deja abierta la cuestión de quién anuló las leyes del Universo y quién creó la gravedad.

Algunos darwinistas hablan de la selección natural (un proceso físico no racional) como una fuerza creativa única que resuelve todos los problemas evolutivos difíciles sin contar con alguna base empírica real.

Al descubrir la complejidad del diseño en la estructura y el funcionamiento de las células bacterianas, los evolucionistas comenzaron a usar frases como bacterias “inteligentes”, “inteligencia microbiana”, “toma de decisiones” y bacterias de “resolución de problemas”; así, conviertiendo a las bacterias en un nuevo ídolo.

Independientemente del uso de nombres elaborados, el hecho es que no se puede dar lo que no se tiene.

  • ¿Cómo pueden las ecuaciones matemáticas crear un universo físico?
  • ¿Cómo puede nuestra racionalidad y conciencia provenir de procesos físicos inconscientes no racionales?
  • ¿Cómo puede nuestra inteligencia venir de materia tonta?
  • ¿Cómo puede nuestra visión y audición provenir de fuentes ciegas y sordas?

¿Por qué estos procesos de sacrificios ciegos, tontos, no racionales e inconscientes que se ofrecen comienzan por sí mismos antes de dar milagros asombrosos?

Solo la palabra Dios, el Único Dios Verdadero, le da al Creador Sus atributos completos sin limitación, y ademas proporciona una explicación completa de las maravillas científicas que nos rodean.

Sin poder explicar el surgimiento de la vida y el intelecto de la materia muerta, algunos científicos idearon el término “surgimiento espontáneo”.

Cuando se menciona a Dios como única divinidad, los corazones de los que se niegan a creer en el más allá sienten rechazo, pero cuando se mencionan a otros [ídolos] en lugar de Él, entonces se alegran.  (Corán 39:45)

Si la ciencia elimina la necesidad de Dios, ¿por qué la mayoría de los científicos, incluidos los ganadores del Premio Nobel, son creyentes? La ciencia no los ha alejado de Dios. En cambio, ha consolidado sus creencias. Cuando Newton descubrió la gravedad, expresó la esperanza que él tenía de que su descubrimiento  hiciera pensar que las personas creían en Dios.

El Creador es Único y no debemos tratar de proyectar nuestros atributos y fallas en Él. Si un juguete operado con baterías pudiera razonar, probablemente pensaría que fue hecho por un ser humano que funciona con baterías. Los seres humanos caen en esta trampa. No podemos imaginar que Dios existe en Su propia esencia sin una causa, porque vemos que todo lo que nos rodea necesita una causa.

Como lo he mencionado en algunos textos, la Causalidad es una ley que aplica para nosotros que vivimos en el espacio y en el tiempo. Dios, que creó el espacio y el tiempo, esta por encima de ellos y es un error de nuestra parte pensar que Él depende de cualquiera de los dos. Es Dios quien creó la ley de la causalidad y no podemos considerar que este sujeto a la ley que Él mismo creó. Por lo tanto, Dios no cambia. Él creó el tiempo, por lo que no puede estar limitado a este concepto. Él no pasa por las mismas etapas que nosotros atravesamos; no se cansa, no toma una forma humana para luego venir a la tierra. Por lo tanto, no podemos verlo en esta vida porque estamos atrapados en el tiempo y el espacio. Por ejemplo: una persona sentada en una habitación sin ventanas solo puede ver el interior de la habitación. Para ver afuera, debe salir de la habitación. Es decir, debe superar las paredes de  habitacion que es un obstáculo para poder ver el exterior.[1]


[1] El verdadero concepto de Dios. Faten Sabri

Ateísmo Un salto Gigante de Fé. Dr Raida Jarrar

2 Comentarios

Responder a Luz Esmeralda Ramírez Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page